Hay muchas cosas que no pueden faltar en una casa. Nadie percibe un hogar sin sus habitaciones, ni tampoco sin su mobiliario. De hecho, nadie es capaz de imaginar una casa sin que haya una cocina y, cómo no, sin una vajilla. Este elemento que puede parecer tan superfluo es, en realidad, algo clave para poder llevar un día a día normal en una vivienda. Y es que, sin ellas, sería imposible hacer algo tan natural y necesario como es comer.

Esta figura es tan importante y, a la vez, tan discreta, que muchos la miran de soslayo cuando miran catálogos. Las vajillas no son solo eso de lo que se presume cuando se organiza una cena en casa, son ese conjunto de platos, de vasos, de tazas y de complementos. En definitiva, todos los utensilios que se usan para el servicio de mesa, ese que abarca desde el traslado hasta la ingesta de la comida.

Adentrándonos en el mundo de las vajillas

Todo el mundo sabe que una vajilla, vista desde una perspectiva bastante básica, está compuesta por los tradicionales platos hondos, los de postre y los llanos. A partir de ahí, pueden aparecer otras piezas complementarias como las salseras, las soperas, los platillos para tazas, los platos para pan y más opciones. Esa enorme variedad no tiene otro cometido más que ofrecer un utensilio adecuado para cualquier procedimiento relacionado con el servicio de comida en la mesa.

Ahora bien, algo que quizá no todo el mundo pueda saber es que existen más de 5 tipos de vajillas diferentes actualmente, en función del material del que estén hechas. En efecto, la variedad existente es así de grande, e incluso más, ya que cada vez se experimenta con más materias primas diferentes. Aquí, vamos a ver las principales y más importantes del momento:

Vajilla de gres

Una de las que más durabilidad ofrecen. No es la que más se suele comprar en las tiendas online de vajillas, pero sí es una de las que mejor aúna la calidad con la durabilidad, aunque sigue siendo bastante frágil. Curiosamente, a pesar de esto, no es tan frágil como puede serlo la vajilla de barro, además, se puede utilizar en microondas y lavavajillas sin miedo a deterioro. Una resistencia que aúna también con una elegancia de lo más característica.

Vajilla cerámica

La vajilla cerámica es la más habitual que vas a ver si decides ir a comprar vajillas para tu cocina. De hecho, es la favorita de las cocinas españolas, italianas y griegas (curiosamente, las más marcadas por la dieta mediterránea). Es habitual que tenga ciertos toques decorativos sencillos en su superficie, como también que sea mucho más duradera que la de gres y que la de barro. Se puede usar también tanto en el lavavajillas como en el microondas, por lo que goza de una versatilidad más que interesante.

Vajilla china fina

Este terreno ya está más orientado a las formalidades e incluso a la decoración. La vajilla china es bastante más cara por los materiales de los que está hecha, de hecho, es bastante más frágil que las demás que estamos repasando aquí. A veces sus diseños son tan buenos que simplemente se usa como elemento decorativo en salones y cocinas, ¡incluso en restaurantes!

Vajilla china de hueso

Tan elegante como resistente. No suele llevar pintura y, cuando lo hace, es porque esta es metalizada y, por lo tanto, no se puede meter en el microondas. Por lo general, sí que puede utilizarse en microondas y lavavajillas, pero no es del todo conveniente dado que son piezas bastante frágiles a pesar de tener esa apariencia tan contundente. Además, tienen otra ventaja adicional, y es que son muy fáciles de limpiar.

Vajilla de barro

Ya la hemos mencionado en más de una ocasión. La vajilla de barro es la más antigua que existe, aunque se sigue utilizando mucho a diario. No tiene nada de formal y cuenta con dos variantes: la no esmaltada y la esmaltada. Esta última se puede meter en lavavajillas ya que no absorbe el detergente gracias al esmalte, aunque no se puede decir lo mismo de la otra variante. Su elevada porosidad hace que sea más delicada a pesar de su grosor.

¿Cuáles son los principales fabricantes del sector?

Como en todos los sectores, dentro del mundo de las vajillas hay una serie de nombres que todo comprador debe conocer si quiere saber hasta qué altura puede ser exigente en cuanto a calidades. Hay varias firmas que llevan años erigiéndose como el corazón de este terreno, ofreciendo propuestas de todo tipo de vajillas, con los componentes más básicos y también los más extraños y poco usuales. Todo con el fin de garantizar que el servicio de mesa esté completo y, además, goze de las mejores cualidades posibles.

Firmas como Vista Alegre, Thomas, Bidasoa, Sargadelos, La Cartuja de Sevilla o incluso Versace son algunas de las más célebres tanto dentro como fuera de España. De sus manos provienen algunas de las piezas de vajilla con más estilo y calidades del mercado, ofreciendo unos diseños únicos, con unos acabados tan robustos como estilosos y una versatilidad de lo más interesante.

Si te gusta vestir tu mesa con los mejores platos y complementos para la comida, sin duda estos nombres son algo a tener muy en cuenta. Sobre sus hombros recae la vanguardia de este sector tan tradicional.