Pónganse cómodos, el tocho va a ser largo (pero creo que le puede surgir a alguien el mismo “problema”).
Viernes 23 de Agosto 2019: me presento en la ITV de cierta localidad de Jaén (a 15 kms de casa) con mi preciosa Adventure 2011 totalmente de serie (excepto soporte de GPS y caja de herramientas).
Después de pagar los treinta y pico Euros y esperar como 45 minutos (y eso que tenía cita previa) me toca.
Tras ver como el amable y cualificado operario da varias vueltas en redondo alrededor de mi moto como buscando algo, le pregunto si se encuentra bien orientado, y me responde que “no sabe dónde está la placa de homologación para mirar el nivel de decibelios”. Procedo a retirar el plástico que la cubre y él anota en un papelito las revoluciones y los db a los que este engendro mecánico debe pasar las pruebas. Bien, ya podemos pasar a la acción: Prueba de gases, ok, db de escape ok, rodillos de frenado ok, medidas y huella de neumáticos ok… todo bien, no esperaba otra cosa.
Me dice que saque la moto hasta el final de la instalación y me espere fuera a que me de mi documentación. Me enciendo un pitillo y espero, sin preocupación alguna como siempre que tengo que pasar inspección técnica a alguno de mis vehículos.
El amable y cualificado operario sale esgrimiendo una sonrisa y me entrega el informe: DESFAVORABLE: Reformas no autorizadas, reforma de importancia realizada sin autorización: monta luces de antiniebla delanteras sin legalizarlas. Os podéis imaginar mi cara: “perdone, debe ser un error. Mi moto salió de casa así y así ha pasado siempre las inspecciones”, a lo cual el cualificado operario me contesta de nuevo muy amablemente: “no constan en ficha técnica, no son legales”. Así, sin más.
Como no soy persona de alterarse innecesariamente le pregunto que qué podemos hacer para solucionarlo, su respuesta instantánea fue la siguiente: QUITARLAS. Bien, creo que empiezo a tomarle cierto cariño a este señor. Delante de él y con mi teléfono en modo manos libres llamo a mi comercial de confianza de mi concesionario de confianza y le comento la grotesca situación. La respuesta telefónica (ojo, con el manos libres y el cualificado operario a la escucha) no tuvo desperdicio: “ese tío es un xxxxx, dile que mire si en la ficha técnica consta que esa moto tiene manillar…a que no?. Claro, él debe suponer que salió de fábrica con un manillar y por eso no pone pegas” … “No te preocupes. Desmóntalos y vete de ahí…”
El cualificado operario me mira, se encoge de hombros, me tira el papelito “desfavorable” encima del asiento y me da a entender con un gesto que ya me puedo ir, que tiene muchos vehículos que inspeccionar.
Perfecto, veo que el risueño de turno y yo ya nos entendemos. Sin moverme de allí levanto el asiento de la moto, saco las herramientas, quito los dos antinieblas y los guardo cuidadosamente en el topcase. El cualificado operario que me ve me suelta un complaciente “así sí!”, se vuelve a meter en su cabina-laboratorio y en no más de 2 minutos me trae otro informe. Este ya es “FAVORABLE” pero con una anotación en el Apartado 10 (Observaciones):”desmonta luces de nieblas delanteras”. Cojo mi documentación vuelvo a montar mis queridos antinieblas delante de él, le agradezco su amabilidad y me voy para casa…
Pero me voy para casa pensando que … ni el amable y cualificado operario es tan amable, ni tan cualificado (bajo mi punto de vista personal), que nunca he llevado bien ciertos tipos de burocracia arbitraria, y que en este caso me acaban de dejar mi maravillosa Adventure capada de antinieblas legalmente.
Mismo día por la tarde, me voy a la Guardia Civil de mi localidad, les cuento lo sucedido y les comento que solo quiero hacerles una consulta: “después de este episodio, si me paras en la carretera con los antinieblas puestos (no es lo mismo que encendidos, en eso ya sabemos las circunstancias en que podemos encenderlos o no) y te da por mirar vuestra base de datos de ITV…me multas?”. La respuesta: “TE EMPAPELO Y CON LA LEY EN LA MANO INCLUSO PODRÍA DARSE EL CASO DE INMOVILIZARTE EL VEHÍCULO”
“Gracias agente, voy a ver como lo soluciono. Buen servicio”

Certificado de homologación

– Lunes 26 de Agosto. Vuelvo a llamar a mi concesionario de confianza y me solicitan que les envíe la documentación de la moto por mail. En un par de días tendré el certificado donde conste que mi moto salió de la cadena de montaje con ese elemento instalado. No contemplan la opción de homologar, ya que es un elemento con el que la moto salió de fábrica y está incluido en la homologación de tipo del vehículo, por lo que no podemos ni debemos meternos en el caro y tedioso mundo de las homologaciones.
Mientras espero a tener el certificado me planto en la Oficina del Consumidor de mi localidad y les cuento lo acontecido. Lo tienen muy claro: Hoja de Reclamaciones. Si realmente podemos demostrar que el vehículo montaba los antinieblas de fábrica me lo tienen que solucionar ELLOS (ITV). En Andalucía al menos, en la Página de VEIASA (empresa concesionaria de todas las estaciones ITV de la Comunidad) se puede rellenar la hoja de reclamaciones en casa tranquilamente. Al imprimir ya te salen las tres copias y solo tienes que plantarte allí, que te lo sellen y quedarte con las dos copias que te corresponden. Una para ti y la otra para la oficina del consumidor. Una vez presentada disponen de un plazo máximo de 10 días hábiles para contestar.


– Miércoles 28 de Agosto, el certificado Firmado por el Jefe de Homologaciones de BMW Ibérica ya está en la bandeja de entrada de mi correo. Perfecto, rápido y en mi caso gratuito. Mañana es festivo en la localidad donde se encuentra la Estación ITV. Tengo tiempo para preparar tranquilamente mi hoja de reclamaciones y el viernes estaré allí a primera hora.
– Día D- Viernes 30 de Agosto. A primera hora estoy en la ITV. Cola de gente pa aburrir… me “cuelo” un poco y le pregunto a la única señorita que había en mostrador que quien me puede atender para presentar una reclamación. Con cara de sorpresa me contesta que en un momento está conmigo. Bien. Me aparto y la dejo que siga atendiendo.


A los 30 minutos más o menos por suerte ya tiene un hueco para mí, me pregunta que cual es el problema a lo que le contesto “Ninguno, solo quiero que me selle las copias y se queden con la suya y los documentos adjuntos. Es un momento, no quiero importunarla…tiene usted mucha gente a la cola”. Lee un par de veces la hoja y me contesta: “esto es cosa del técnico, está de vacaciones. Él vuelve el día 5, pásese a partir de esa fecha”. Mi respuesta vuelve a ser clara y concisa: “perdone, creo que no me ha entendido bien, solo quiero que le de entrada a la reclamación y yo me voy. No necesito a ningún técnico. Ya me responderán por la vía establecida para ello. Gracias”


La amable y circunspecta señorita se va a otra mesa, hace una llamada telefónica y se pone a recitar mi hoja de reclamación completa, con todos sus puntos y comas a su interlocutor. Tras asentir con mucha diligencia aproximadamente una decena de veces termina su llamada y vuelve a dirigirse a mí. “Mire, este es un tema complicado. Si usted puede esperar unos 45 minutos vendría el técnico de otra estación y ver si podemos solucionarlo”. Después de dudarlo y repetirle que yo solo quería poner mi reclamación acepto dada su insistencia. Total, sabía que pasara lo que pasara al final tendría que volver a mi querida estación de ITV para zanjar el tema. Ok, voy a tomarme un café. “Hasta ahora señorita”.


En efecto, a los 50 minutos más o menos se presenta un señor que dice ser el Técnico que va a ver conmigo el tema. Esto ya es otra cosa, este hombre es amable y educado de verdad a pesar de parecer muy serio, y hace las preguntas concretas sobre el tema en cuestión.


Le voy explicando lo acontecido y mostrándole toda la documentación folio a folio y este hombre no hacía más que negar con la cabeza… cuando yo ya me temía lo peor se me queda mirando a los ojos y me dice: “lo primero, quiero pedirle disculpas en nombre de mi empresa, esto es un error. Lo segundo, no se preocupe, vamos a solucionarlo inmediatamente”.
Me pide todos mis datos, un par de firmas, coge mi ficha técnica, la mete en una impresora y al momento la tengo en mi mano con una anotación en la parte inferior: “Según informe del fabricante Vehículo equipado en origen con faros antinieblas delanteros”


Al parecer según he estado charlando con él en algunas ITV (como es el caso de VEIASA) no tienen las fichas reducidas actualizadas y aplican la máxima de que todo lo que no ven con sus ojos es mentira. De hecho, me ha enseñado la ficha que tienen ellos de las BMW GS “de Aire” y el apartado de Iluminación está totalmente en blanco, no aparece nada de nada. Con lo que en iluminación dejan todo al criterio del operario parece ser…


Por supuesto no he tenido que pagar ABSOLUTAMENTE NADA y según me ha dicho la inscripción en ficha la ha hecho por “si vuelvo a dar con alguien que desconozca o no tenga medios para comprobar estos temas”


Esto es todo, no estoy ni más ni menos feliz que antes de este episodio, mi moto está como estaba. Lo que si os aconsejo es que si vuestra moto es de las que salió de fábrica con los dichosos antinieblas y no los tenéis anotados en ficha, os vayáis haciendo con el certificado de que los montaba de origen. Posiblemente tengáis que enseñárselo a algún amable operario de la ITV antes de tener que pasar por esto…
(Perdón por el tocho)

 

Miguel Angel García Egea para: https://www.forotransporteprofesional.es/la-incompetencia-inoperante-los-operarios-no-cualificados-las-itv-las-homologaciones/