La limpieza es un factor fundamental en cualquier tipo de empresa, sin importar el espacio, tamaño o la ubicación. Sin embargo, no todo el mundo tiene esto en cuenta. La relación entre entornos de trabajo limpios, aseados y con una buena higiene y un mejor rendimiento es directa.

Espacios agradables para trabajar, y por agradables hablamos de espacios aseados, son sinónimo de trabajadores cómodos y con un mejor desempeño, lo que repercute directamente en la producción.

¿Por qué es importante la limpieza empresarial?

Si la limpieza es importante en el ámbito doméstico, por qué no va a serlo en el ámbito empresarial. Teniendo en cuenta que en el trabajo pasamos al menos ocho horas diarias, a nadie le gusta pasar un tercio de su día a día en un ambiente sucio y desordenado.

En ámbitos de trabajo como empresas y oficinas la limpieza juega un papel fundamental. Mantener las condiciones higiénicas de los lugares de trabajo no solo es sinónimo de salud física y mental de los empleados, sino que representa los valores y creencias de la empresa.

En el día a día de la empresa, todos los trabajadores deben centrar su mente y sus esfuerzos en los objetivos laborales diarios y a largo plazo. Dentro de los mismos no están los de limpiar el espacio de trabajo, pero sí colaborar para evitar la suciedad innecesaria.

Muchas empresas optan por contratar los servicios de empresas especializadas en limpieza de lugares de trabajo. Una de estas empresas es PHS Serkonten, que tiene por objetivo el bienestar sostenible en entornos profesionales a través de la puesta en marcha de soluciones higiénico sanitarias integrales.

Con más de 30 años de experiencia en el sector, PHS Serkonten pertenece a PHS Group y está especializada en diseñar planes de implantación y mantenimiento de servicios higiénicos y de limpieza.

¿Cómo implementar un plan de limpieza en la empresa?

Las empresas especializadas en limpieza y desinfección son la mejor forma de tener un espacio limpio sin apenas preocuparse por ello. Un plan de limpieza actúa sobre todas las superficies de trabajo: equipos, suelos, paredes, techos, utensilios

Mantener las oficinas ventiladas, retirar los residuos, eliminar el polvo, limpiar las ventanas y aspirar las alfombras son algunas de las tareas que no deben faltar en este plan. Si la empresa va más allá y se dedica al ámbito industrial o el sanitario, entre otros, las medidas de limpieza e higiene son más exhaustivas, pues lo que se pone en juego en esos espacios es la salud y la seguridad de los empleados.

En estos ámbitos, muchas empresas del sector optan por alquilar su propia maquinaria de limpieza. Una empresa especializada en estos productos y servicios es MH Forklit. Haz clic aquí y descubre por qué la calidad en la limpieza es importante para mantener espacios de trabajo ordenados e higiénicos.

En la planificación de limpieza de cualquier empresa, sea cual sea su ámbito de actuación, juega un papel fundamental la organización. Esto se ve reflejado, entre otros lugares, en las normas ISO de calidad, en las que se indica que es importante fomentar la participación de todo el personal para mantener mejores continuas en el orden y la limpieza del entorno de trabajo.

¿Cuáles son las ventajas de trabajar en un espacio limpio y ordenado?

Un primer aspecto positivo de mantener una empresa limpia y ordenada es que mejora la productividad. Los empleados, en espacios ordenados y con buen índice de higiene, trabajan más a gusto.

Los ambientes de trabajo contaminados y en malas condiciones se asocian a mayores índicas de absentismo laboral. Por otra parte, la limpieza se relaciona directamente con la seguridad. La normativa en cuanto a prevención de accidentes laborales es muy clara en cuanto a las condiciones que deben darse en cada tipo de empresa o negocio.

Unas condiciones higiénicas deficientes pueden ser, por ejemplo, la causa de un resbalón o una caída, provocando lesiones o accidentes más graves. Los accidentes no afectan únicamente al trabajador, sino también a la empresa, sumando días de absentismo y pérdidas económicas.

El tercer condicionante a destacar es la salud. Los ambientes contaminados aumentan las probabilidades de que los empleados enfermen. En lugares en los que circulan muchas personas, es habitual que se acumulen gérmenes y esto aumente la posibilidad de provocar enfermedades.

A nivel empresarial, la salud es una prioridad en cualquier empresa, al igual que la imagen que esta proyecta hacia el exterior. Cuando un cliente o posible socio visita la empresa, esta ha de verse limpia y ordenada para ofrecer una mejor impresión.

Las malas condiciones de higiene pueden provocar alergias y estornudos en los visitantes, pero más allá de eso, lo que realmente debe preocupar es el poco interés que demuestra esa empresa en las relaciones comerciales, resultando irresponsable, irrespetuoso y poco profesional ante socios, proveedores y posibles clientes.