El mundo de la hostelería es el sueño para muchos españoles. Poder montar su propio restaurante y dedicarse a eso que realmente les gusta, la cocina, la coctelería, el trato personal y directo con los clientes…, prestando siempre un servicio de calidad para que estos siempre se marchen con un buen sabor de boca, nunca mejor dicho, pensando en volver.

No debemos olvidar, sin embargo, que el negocio de la hostelería ciertamente es bastante sacrificado, que requiere de esfuerzo y dedicación constante, de pasarse los días festivos echando horas extras, y es que cuando todos están de fiesta es cuando más trabajo tendremos y por supuesto, más mesas que atender.

Pero, afortunadamente, si es lo que realmente quieres hacer y lo que te gusta, no te pesará tanto, y además hoy día contamos con grandes ayudas en forma de electrodomésticos que nos hacen todas estas tareas mucho más sencillas.

Vamos a ver a continuación esos cinco electrodomésticos que todo restaurante debe tener para funcionar correctamente y poder ofrecer un servicio de calidad, que faciliten al empresario el trabajo de conservar, preparar y presentar los alimentos de la mejor manera posible.

Expositores refrigerados

Comenzamos por los expositores refrigerados, como los que los ofrece la empresa líder en el sector de la hostelería, Fibraclim, pues son un elemento más que esencial en cualquier negocio de restauración que quiera ofrecer platos y bebidas en buen estado de conservación.

Estas vitrinas mantienen nuestras bebidas o postres a la temperatura ideal para ser servida y, además, son un excelente atractivo para que los clientes se fijen en tus productos y se animen a pedirlos. Los expositores refrigerados se convierten, por tanto, en una herramienta de gran impacto para los bares que quieran exponer sus tapas frías, las heladerías, los restaurantes y cafeterías, pues en todos estos negocios necesitaremos presentar los productos de consumo mientras se mantienen a la temperatura idónea.

En el extenso catálogo de Fibraclim podrás encontrar una amplia variedad de estos expositores y así adquirir el que mejor se adapte a las necesidades de cada negocio, con garantías de calidad y con la mejor relación calidad-precio del mercado. 

Cámaras de frío y congeladores

La refrigeración es, sin lugar a dudas, una de los aspectos más importantes en la cocina de un negocio de hostelería. Y es que un sistema de refrigeración inadecuado, que no funcione correctamente, no podremos almacenar los ingredientes que necesitaremos para elaborar nuestros productos y que estos se mantengan en perfecto estado para su consumo.

Los elementos esenciales, en este sentido, que todo restaurante que sirva comidas ha de tener, como mínimo, son una buena cámara frigorífica y un congelador.

Horno y microondas

Además de los fogones para cocinar, en dependencia de qué platos vayamos a servir también necesitaremos un horno, para preparar por ejemplo sabrosas carnes asadas o pescado, y lo que sin duda no podrá faltar será un microondas para calentar al momento aquellos platos que podamos tener preparados con anterioridad, como por ejemplo cualquier guiso casero.

Microondas

La elección de un buen microondas de uso profesional es fundamental, y es que nos es lo mismo el uso que se le da a este electrodoméstico en el entorno casero que cuando hablamos de cocina profesional.

Hay que tener cuidado al adquirir un microondas industrial, puesto que en muchas tiendas online encontrarás microondas catalogados para uso profesional, que en realidad no lo son. Esto nunca te ocurrirá si solo confiamos en una empresa especializada en material de hostelería, como es Fibraclim.

Lavavajillas industrial

Cualquier negocio de hostelería debe cuidar, por encima de todo la higiene, y es por eso que existe una normativa específica en relación a la limpieza y desinfección del menaje utilizado para atender a los usuarios del negocio, concretamente el Real Decreto 3484/2000 y, concretamente, el punto 6 indica lo siguiente: “los contenedores para la distribución de comidas preparadas, así como las vajillas y cubiertos que no sean de un solo uso serán higienizados con métodos mecánicos provistos de un sistema que asegure su correcta limpieza y desinfección”.

Esto quiere decir que para cumplir con la normativa todos los negocios hosteleros deberán estar provistos de un lavavajillas industrial, que además nos va a permitir más rentabilidad en el negocio, pues son mucho más rápidos y eficientes que cualquier persona fregando a mano.

Robot de cocina

Todos a nivel usuario sabemos de la comodidad que supone contar con un robot de cocina que haga ciertos trabajos por nosotros, como cortar, trocear, amasar, batir, calentar, cocinar alimentos… pues todas estas bondades se multiplican en un negocio de hostelería donde los volúmenes de comida con los que trabajamos y el número de platos que preparamos es mucho más elevado. Así que, si bien podemos decir que no es indispensable, sí que es muy aconsejable contar con uno ya que nos ahorrará mucho trabajo, lo que se traduce en mayor rendimiento y mayores beneficios.