Aún faltan meses para que llegue el verano, pero ya podemos ir pensando en tener nuestros hogares preparados para cuando llegue el calor para que no nos coja por sorpresa y sin estar preparados.

El invierno es una época interesante para sustituir esa máquina de aire acondicionado que dejó de funcionar el pasado verano o para climatizar una nueva estancia de nuestro hogar.

En este post te vamos a dar algunas pautas que tienes que tener en cuenta a la hora de elegir un aparato de aire acondicionado.

Tipos de aire acondicionado

Lo primero que tenemos que decidir es el tipo de aire que necesitamos. El sistema más común es el aire acondicionado con formato Split, o aire acondicionado de pared. Este aire cuenta con un módulo que va colgado en la pared y la máquina que va instalada por fuera.

Otro modelo de aire acondicionada cada vez más presente es el aire acondicionado de techo. Se instala horizontalmente en el techo.

También tenemos otra variante que va instalada en el suelo, y que tiene la gran ventaja de aprovechar el ciclo natural de las corrientes de aire, lo que mejora su eficiencia.

El aire acondicionado de suelo o techo está más pensado para un uso comercial, para refrigerar grandes espacios. En más habitual verlo en locales comerciales que en los hogares.  

Potencia necesaria

La potencia de los equipos de aire acondicionado se mide en frigorías. Antes de elegir una máquina u otra, necesitamos calcular las frigorías necesarias para poder climatizar correctamente una estancia.

Por regla general, se estima que son necesarias cien frigorías por cada metro cuadro de la habitación que queremos climatizar. Es un cálculo sencillo que nos permitirá acotar nuestra búsqueda de equipo.  Tenemos que elegir el equipo adecuado para el espacio que queremos refrigerar, para no pecar ni por exceso ni por defecto.

Según las frigorías nos decantaremos por  una máquina más o menos potente. Este es un factor determinante en el precio.

También tenemos que tener en cuenta la orientación de la habitación a climatizar y su nivel de aislamiento. Si está más expuesta al sol o tiene un aislamiento pobre, necesitaremos incrementar la potencia del equipo.

Eficiencia energética

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de elegir una máquina u otra de aire acondicionado es su eficiencia energética. Desde hace algunos años, los equipos de aire acondicionado, al igual que otros electrodomésticos, se clasifican, según su eficiencia energética, con  etiquetas de color y letras, que van desde la A+++ hasta la G, siendo la G la menos eficiente de todas.

Si nos fijamos solo en el factor precio, estaremos ahorrando a corto plazo, pero perdiendo dinero a largo plazo ya que tendremos un equipo que consume mucho más y eso lo notaremos en la factura de la luz.

También tenemos que tener en cuenta otros aspectos como el ruido de la máquina, la garantía del fabricante o servicios añadidos como la conexión wifi a la hora de elegir nuestro nuevo equipo de aire acondicionado. Tampoco podemos dejar de lado factores como el diseño o la facilidad de instalación.