El respeto a la memoria de los muertos es algo ancestral y multicultural, anejo a todas las religiones y a todos los modos de vida humana conocida.

En el mundo del fútbol no es cuestión baladí esta del respeto, de hecho es uno de los lemas y eslóganes de la UEFA: “respect” es un programa de responsabilidad social lanzado en 2008 con el objetivo principal de trabajar hacia la unidad y el respeto a través del género, la raza, la religión y la capacidad. Así lo define la propia UEFA, no yo.

La E de estas siglas, representa a Europa, y en Europa, hasta que se demuestre lo contrario, está España. Y en España, hasta que se demuestre lo contrario, está Cataluña. Asumido esto es fácil establecer la analogía y hasta el silogismo, entre el fútbol español y el respeto: la UEFA promueve el respeto, el Fútbol Club Barcelona (en adelante FCB) es un club de fútbol europeo… luego el FCB respeta.

Pues no, el silogismo salta por los aires ante la marabunta de desquicio colectivo actual en Espena (antigua España). El penúltimo capítulo de esto es la decisión de la directiva del FCB de retirar las tres distinciones que otorgaron a Francisco Franco. ¿Dónde queda el “respect” que debe seguir la entidad culé? Igual, para ellos, “respect” es no colaborar con el fascismo español que como todos sabemos está más vivo que nunca… y eso que nunca existió, por lo menos en el bando llamado “nacional” y en las mal llamadas “derechas políticas” anteriores a la última Guerra Civil Española y del periodo franquista, que dicho sea de paso fue el más prolífico de la historia de España y por eso Espena lo denosta, cómo no. Sin caos no hay paraíso para los líderes políticos actuales y sus millones de feligreses.

El FCB falta enormemente al “respect”, porque: 

1º. Las tres distinciones otorgadas a Francisco Franco no las otorgó una suerte de ente o entelequia, sino personas con nombre y apellidos, máximos responsables de la entidad culé de la época, bajo el calor y el aplauso de decenas de miles de seguidores culés. Luego… el FCB falta enormemente al respeto y a la memoria (pues muchos ya han fallecido) de todas estas personas reales (no de Madrid ni de monarquía, sino de realidad). Cainismo en estado puro, fraticidio colosal lo de la directiva culé de hoy en día. 

2º. El Gobierno de Francisco Franco benefició al FCB en múltiples decisiones, al igual que al resto de entidades deportivas españolas punteras. Pero hete ahí que la actual directiva culé padece una amnesia selectiva, pues se acuerda de las tres distinciones a Francisco Franco, pero no el motivo de las mismas, que son del dominio público. Escupir hacia el cielo o tirar piedras en tu propio tejado sería esto, analizado con la mínima coherencia y rigor que se le han de exigir a un ser humano. Pero, en esta época de caos intelectual que vivimos, de domino de la barbarie, la coherencia y el rigor son asuntos extraños a casi todos, pero no a mí, ni espero que a vosotros. 

3º. Esta enésima y penúltima falta de respeto de la directiva culé es residual, pues ha sido aprobada en una Asamblea de Socios Compromisarios, con el voto de 700 personas exactamente (671 favor 2 en contra y 7 en blanco). Memocracia (gobierno de y para memos) en estado puro. 700 personas se arrogan la voluntad de cientos de millones de culés. Pero ya sabemos los que no somos demócratas, que la memocracia es la mayor falta de respeto a la inteligencia y coherencia humanas.

4º. Esta enésima y penúltima falta de respeto de la directiva culé es aprovechada por los anticulés y supuestos “defensores de España” de todo pelo (desde el cliente del bar de la esquina a los periodistas más ilustres e ilustrados), tan dañinos en este asunto como la arbitrariedad y el sectarismo de los directivos culés actuales. Espena sí paga a sus traidores, al contrario de lo que hacía Roma. ¿Pero qué es Espena, en referencia a este entramado futbolero, cada vez más “futbolerdo”. ¿Qué le lleva a un espenol a odiar al FCB por temas políticos? ¡Es un club separatista y antiespañol!. Bien, su directiva lo es, pero no por motivos ideológicos, sino de interés económico y cuotas de poder (exactamente igual que el sometimiento al Islam que hacen la mayoría de clubes europeos… el Real Madrid incluido, que hasta hacen tifos islámicos en el Bernabéu y han eliminado la cruz cristiana del escudo Pero eso es otro asunto). Acepto esta peregrina reflexión anticulé, pero entonces, la consecuencia lógica de esta idea es: El FCB, hasta 1974 (fecha de la última medalla otorgada a Francisco Franco) era un club franquista, ergo muy español… porque ya si dudamos de la españolidad de nuestro Caudillo, apaga y vámonos.

5º. Esta enésima y penúltima falta de respeto de la directiva culé, no debería ser tomada en serio por ningún español de bien, pero es tomada con toda la vehemencia y visceralidad posible, por los espenoles. Cualquiera sabe que 700 socios compromisarios no representan a la masa culé. De hecho, sólo los peñistas de fuera de Cataluña son decenas de miles… y cualquiera que sepa que “la eme con la a, es ma” no duda de la españolidad de estos culés. Ya que el     resto de seguidores, entre los cuales me incluyo, o que el grupo ultra culé Boixos Nois, sea odiado por todos los enemigos de España, lo deja todo bien claro a este respecto.

No necesito dar más datos, de los miles que hay, porque están al alcance de cualquier mente que desee no estar mediatizada. Yo soy madrileño, español, culé y antimadridista, pero mucho. Y eso no me habilita para ir contra el Real Madrid, porque las neuronas que todavía me quedan saben diferenciar entre júrgol (sí, escrito así) y sociopolítica. Nadie debería ser tan mezquino o tan mediocre como para confundir cuestiones tan básicas y pueriles. Iniesta es culé, sí. ¿Qué seguidor español de jurgol no celebró su gol en la final de 2010?

Vamos a estar más unidos que nunca y a no caer en la trampa de las minorías poderosas (paradoja tan brutal como real) que viven de nuestro enfrentamiento. No olvidemos jamás el “divide y vencerás”. La memocracia es cum laude en esta perfidia.

Os invito a ver estos vídeos míos, a este respecto. Si es verdad que una imagen vale más que mil palabras, muchas imágenes acompañadas de narración en off, ya deben de ser oro y platino.