Con un pasillo central Llorente, Valverde, Vallejo, Javi Sánchez no había que ser un lince para saber que el Madrid iba a defender mal frente al CSKA. A ello le sumamos Marcelo en un estado de forma lamentable, con Vinicius sin bajar a defender una sola vez por la banda izquierda, y el resultado frente al CSKA es el lógico.

 

Solari se ha equivocado en la alineación. Es la manía de sacar a los suplentes todos de golpe y a la vez y esperar que la cosa funcione en lugar de dar oportunidades pero manteniendo compensando el equipo.

 

¿Que más decir un partido que el Madrid pierde 3-0? Solari vive empeñado en no jugar con 4 medios. Hoy nos ha sorprendido con 4-2-3-1 en el que ni Vinicius, ni Asensio bajaban. El Madrid debe jugar con u 4-4-2 con ocho jugadores defendiendo o siempre jugará con una defensa precaria de 7 hombres o, como hoy, de 6 hombres.

 

¿Y en este desastre defensivo a quien le echa la culpa la afición? ¿A Solari que, por cierto, hoy ha tenido un detallazo con Keylor Navas como para Keylor lo mande a esparrargar? ¿A la defensa? ¿A los dos pivotes de medio campo? Pues no. A Isco. ¿Qué ha tenido que ver Isco en los tres goles? Probablemente nada.

 

¿Y delante? Los delanteros del Madrid siguen sin marcar goles. Ni Asensio, ni Benzema, ni Vinicius, ni Bale. Isco tampoco pero Isco no es delantero. ¿Qué es lo único que hoy ha hecho más o menos bien el Madrid? Jugar el balón. Y eso, jugando Valverde y Llorente en el medio campo. ¿Quién consigue eso? Isco, a pesar de que está mal. Tres goles en contra y cero goles y la culpa es de un medio punta al que se le pide que juegue más bien de medio.

 

¿Ha hecho bien en encararse Isco con una grada que le ha silbado por una jugada en la que se equivoca y yerra un probable gol? Posiblemente, no. Pero ha sido la única muestra de sangre en las venas de los jugadores del Madrid en el partido hoy.

 

Con todo hay una noticia esperanzadora. Bale, por su tobillo, es duda para el mundial de clubes. Volveremos con el mundial de clubes.