Manuel Estévez Mengotti es sin duda una de las personalidades del mundo de la política y del deporte gallego. Abogado de profesión, graduado social, agente de la propiedad inmobiliaria y académico de Jurisprudencia y Legislación. Además de ocupar muchos cargos como directivo en distintas federaciones deportivas y equipos fue presidente del Trofeo Teresa Herrera en el período 1971-1978.

 

En esta entrevista nos da unas frescas pinceladas de lo que significó y significa el Trofeo Teresa Herrara, uno de los más prestigiosos del fútbol español.

 

¿Quién creó el Teresa Herrera y con qué finalidad?

 

EL Trofeo se creó en 1946 por la iniciativa de D. Cristino Álvarez Hernández, concejal del Ayuntamiento de La Coruña, ayudado por el también concejal D. Francisco Jiménez de Llano, periodista y abogado.

 

El objetivo era el de obtener fondos para la Beneficencia, habida cuenta de las dificultades existentes en la época. El primer partido fue entre el Sevilla y el Athletic de Bilbao, venciendo el Sevilla por 3-2 con goles de Arza (2) y Araujo por el Sevilla y Zarra (2) por el Athletic. La recaudación fue de 180.000 pesetas y el beneficio final de 16.000 pesetas, lo que se consideró una cantidad muy importante y todo un éxito.

 

¿Quién era Teresa Herrera?

 

La mujer más caritativa del siglo XVIII en Galicia. Teresa Margarita Herrera y Pedrosa creó con su propio peculio un Hospital para atender a ancianos y enfermos, llamado Hospital de Caridad, que se inauguró el 27 de setiembre de 1794, a dónde se enviaron los enfermos de un hospitalillo, que también había sufragado la propia Teresa Herrera. Por esa razón y dado que los beneficios que se obtuvieran del Trofeo se dedicarían a la Beneficencia, se optó por darle el nombre de la dama que había sido tan caritativa con los más necesitados.

 

¿Por qué el Trofeo adquirió tanto prestigio?

 

Sencillamente porque se procuró siempre traer a los mejores equipos mundiales. Valga un ejemplo, el II trofeo lo disputaron el Athletic de Bilbao y el Vasco de Gama en el que jugaba el portero Barbosa de infausta historia por el gol que le metieron en el famoso maracanazo de 1950 contra Uruguay y también Friaca que era el Pelé de la época y que goleó a España en dicho Mundial, cuando vencimos con el gol de Zarra a la Pérfida Albión, según la frase para historia de Matías Prats radiando el partido.

 

Pero siempre vinieron grandes equipos y aquí se presentaron grandes jugadores como Pelé, Garrincha, Riveliño, Cruyff, Stielike, Maradona… La lista sería interminable y eso garantizaba la presencia de medios informativos nacionales y mundiales porque además siempre había uno o dos equipos españoles.

10750172_6671_107505560_album_grande

¿Qué parte de culpa tuvo usted del éxito?

 

La misma que todos los coruñeses que han hecho posible que se mantenga un trofeo con más de 70 años de historia. Mi única contribución consistió en que, con otro compañero de Corporación –Manuel Gila, ya fallecido- convenciéramos al alcalde para que el Trofeo volviese a organizarlo el Ayuntamiento, porque se le había dado la organización al Deportivo y por los compromisos de fichajes y demás había decaído espectacularmente. Nosotros lo resucitamos, como así se ha reconocido. Lo cierto es que nos expusimos mucho por la exigencia de grandes equipos que ya pedían cifras astronómicas y todavía no queríamos televisar porque lo importante era llenar el estadio. A tal efecto pedimos la colaboración del fútbol aficionado de la ciudad para vender las entradas a plazos y durante todo el año. La colaboración fue extraordinaria y aún dura. Fue un auténtico éxito.

 

De hecho junto con el Ramón de Carranza son los Trofeos veraniegos por antonomasia.

 

Cierto, pero ahora tienen más entidad el Trofeo Bernabéu y el Joan Gamper, pero no quiero olvidar el Emma Cuervo de Ribadeo que tampoco ha fallado a lo largo de los años y es el segundo más antiguo de España después del Teresa Herrera. De todos modos, si es cierto que a un nivel inferior se sostienen el Carranza  y el Teresa Herrera y espero que se mantengan dignamente.

 

¿Cuáles han sido los principales cracks a nivel mundial que han pasado por allí?

 

Ya he enumerado algunos, pero a mí me maravillaron sobre todo Pelé, Jairzinho, Maradona y Cruyff. Sin embargo los coruñeses siempre recordarán a Fernando Morena que hizo un partido portentoso contra el Cruceiro, por cierto el primer partido que autorizamos televisar. A pesar de nuestro temor el campo estuvo a rebosar los tres días del Trofeo que siempre hicimos cuadrangular.

10750172_6671_107505562_album_grande

¿Podría contarnos las anécdotas más jugosas con ellos?

 

Hay infinidad de ellas. La primera encontrarme a Cruyff paseando por los jardines de Méndez Núñez fumando después de cenar. La Segunda la colaboración de todos los equipos cuando hubo una huelga de hostelería y ellos mismos se preparaban sus desayunos y se los servían, fue de una solidaridad extraordinaria. La siguiente fue cuando me llamó el Presidente del Cruceiro en el descanso de la final contra el Real Madrid diciéndome que se retiraban por la patada en la espalda que Benito había dado Jairzinho. Tuve que emplear mis mejores argumentos para que desistieran y al final salieron a jugar y perdieron 2-0.

 

Otra importante es que al XXVIII Trofeo asistió Franco y aparte de las medidas de seguridad que siempre son gravosas, habíamos decidido erróneamente que en la final no hubiera penalties en caso de empate. Pero el Atletico de Madrid y el Spartk Tranva empataron y comenzó la prórroga, con cambio de campo cada 15 minutos. Mirábamos para el palco por si la Casa Civil nos hacía alguna indicación, pero Franco estaba  impertérrito. A pesar de ello hablamos con los delegados de los dos equipos para ir a los penalties, pero los atléticos me decían “están muertos les vamos a hacer un gol enseguida”. El enseguida fue en el minuto 137 de la segunda parte de la prórroga mediante un gran gol de ese caballero del fútbol que era Eulogio Gárate.

 

¿Por qué con los años el Trofeo, aunque importante, ya no tiene el grandísimo prestigio de antaño?

 

Muy sencillo, porque ahora hay fútbol en televisión a todas horas y puedes tener en casa los mejores equipos y jugadores. Antes cuando el Depor estaba en Segunda no veías como jugaban los cracks, pero ahora los ves a todas horas y en todo el mundo, con lo cual si quieres tenerlos en tu estadio los cachés que cobran los equipos no se cubren ni de lejos, aparte de que el público se retrae porque ya no está tan interesado y los precios se disparan. Ahora lo único posible es pedir colaboración para que algo de tanta tradición no muera.

 

¿Quiere añadir algo?

 

Que he hecho un buen ejercicio de memoria y me siento orgulloso porque los años en los que estuve al frente del Trofeo logramos en todo momento beneficios económicos importantes que sirvieron para innovar las instalaciones y el material del hospital coruñés que se ocupa de las enfermedades cancerígenas y que sigue haciendo una labor extraordinaria.