Con muchas dudas y pocas novedades. Cuando tras la destitución de Solari la temporada pasada y tras la llegada de Zidane, no se ha hablado otra cosa hasta hoy de "la revolución pendiente" del equipo madridista.

Pues bien, el equipo titular de hoy es el mismo que terminó la temporada pasada y con Bale de titular, el cual estaba descartado y buscándole equipo la semana pasada. James al que Zidane no quiere en el banquillo y es ahora una de las ilusiones del madridismo. Lío a la vista. Al tiempo, si no se arregla todo esto antes del 2 de Septiembre.

Hoy el Madrid ha empezado de menos a más, no sin dejar claro que sus dos laterales son de chiste y la defensa un flan que hoy ha sufrido menos porque Zidane ha organizado el equipo arropando a los otrora buenos Ramos y Varane.

En la primera parte, nada que salvar a excepción de la jugada de Bale, para darle el primer gol a Benzema. Luego nada, de nada, hasta el minuto 44, donde el VAR le anula un gol al Celta, por fuera de juego del que nadie se había percatado.

Nada más empezar la segunda parte y también el VAR expulsa a Modric y es a partir de ahí, cuando el Madrid ha empezado a mover la pelota y jugar un poquito. Golazo de Kross y jugadón de Marrcelo y Benzema para darle el tercero a Lucas Vazquez.

Poco más y que no haya más espejismos que el Madrid a fecha de hoy es un equipo vulgar que si le pilla el Athletic de anoche le hace un roto considerable.

Empieza la Liga, sin revolución, con unos fichajes mediocres, cedidos unos y lesionados otros y con los mismos vicios de la temporada pasada, jugadores que juegan por decreto  y un año más en sus carnets de identidad.