Hemos ganado al Sevilla. Hemos ganado al Gerona. Hemos ganado al Español. Hemos ganado al Alavés. Y hay quien tira cohetes. Sin embargo es bien poca cosa como para venirse arriba. Solo faltaría que estos partidos no se hubieran ganado o que la eliminatoria de Copa contra el Gerona no se hubiera sacado adelante.

 

Y llega una de las primeras horas de la verdad de la temporada. Solari se plantará en Barcelona, casi seguro, con un 4-3-3. Probablemente, pletórico de personalidad, tendrá las pelotas de poner a paquete Bale de titular, vaya partidito se ha marcado Bale frente al Alavés, y todo ello supondrá darle la pelota al Barcelona que nos mareará y nos la enchufará. Hoy el Alavés ha tenido bastantes más oportunidades de gol de las que debiera generarle a un Real Madrid, unas oportunidades que el Barcelona falla poco.   Veremos si Messi juega o no. Y el madridista que diga que prefiere que juegue, en estas circunstancias del Madrid, es que o no es consciente de que el Madrid está mal, aunque lo parezca un poco menos, o miente.

 

El Madrid de Solari, del 4-3-3, de Isco marginado y tratado injustamente en el banquillo se la juega este mes. Veremos como están las cosas para el día 3 de Marzo. Si Solari sigue en las mismas, con toda probabilidad, mal o bien, según se mire. Solari ya ha perdido la Liga y siempre es mejor perder la Copa del Rey que no hacer nada en la Champions. Y no haremos nada en la Champions si sigue Solari.