Manolo Cardo es uno de esos entrenadores que dejaron huella en el fútbol español y en el corazón del sevillismo. Fueron cinco temporadas intensas como entrenador del Sevilla en Primera, pero con licencia para soñar en la Copa de la UEFA y de intenso sentimiento sevillista. Les regaló memorables partidos como aquel que ganaron 1-2 en el Berbabeú con un equipo de canteranos o la histórica remontada ante el Paok de Salónica.

 

Tiene con merecimiento el primer banquillo de oro de la historia del Sevilla, algo que le llena de orgullo y felicidad. También le han otorgado una calle en su Coria natal y ahora le van a dedicar un estadio, pero lo más importante es que tiene el cariño y el reconocimiento de la gente. Ahora a sus 79 años se dedica a ver fútbol y a disfrutar de los suyos y de las pequeñas cosas de la vida, ya sea con una partida de cartas o dominó o viendo un paso de Semana Santa.

 

En esta entrevista recuerda, a modo de pinceladas, algunos de sus mejores recuerdos.

 

¿Qué supuso para usted ser entrenador del Sevilla?

 

La satisfacción más grande que puede tener una persona nacida aquí en Coria, un pueblo de Sevilla y que ha sido sevillista de toda la vida. Me hizo mucha ilusión tras haber sido jugador del Sevilla desde juveniles y llegar al primer como jugador y luego entrenar a juveniles y al segundo equipo, llegar al primero como entrenador. Ser profeta en tu tierra no es fácil. Ha sido a base de inteligencia y de echarle muchas horas de trabajo en la Ciudad Deportiva.

 

¿Le llenó de satisfacción que alguien como el periodista José María García lo comparase con leyendas en los banquillos como Luis Aragonés?

 

Para mí fue una satisfacción muy grande ese elogio. Además tenga en cuenta que yo sustituí a Miguel Muñoz cuando el equipo estaba muy abajo en la tabla, lo salve y conseguí en la próxima temporada llevarlo al quinto puesto que daba derecho a jugar la Copa de la UEFA. Estuvimos muy unidos. Yo tuve la suerte de que no me hicieron la cama los jugadores, porque cuando quieren echar a un entrenador se unen muchísimo y lo consiguen. Entre ellos hay egoísmos, envidias y celos, cosa que no hubo apenas en los años que estuve yo.

 cardo2

¿Cuál es el secreto para coger un equipo hundido y llevarlo a la UEFA?

En primer lugar hay que tener una personalidad fuerte, saber como tratar a los jugadores. Les marqué con firmeza dos caminos bien diferenciados: uno, el que quería de ellos como entrenador y el que exigía el club y otro el de los que no les interesaba estar en el club. Es decir, yo exijo esto y él que no lo quiera cumplir que se vaya. La mayoría de jugadores, que los conocía de la cantera, hicieron piña conmigo y conseguimos un bloque muy bueno, jugando un buen fútbol y clasificándonos dos veces para la UEFA.

 

¿Con qué grandes estrellas ha coincidido?

 

Como jugador he marcado al mismo Di Stéfano y he coincidido con grandes jugadores de la época como Orube del Athétic, Esnaola del Betis y otros muchos que no me acuerdo ahora, pues ya tengo 79 años.

 

¿Le hubiera gustado ganar algún título con el Sevilla?

 

Me hubiese encantado hacerlo con el primer equipo porque con los juveniles fui campeón de la Copa del Rey. No pudo ser porque económicamente el club no tenía dinero para fichar a ningún futbolista y solo con la cantera era difícil conseguir algún título. Eran otros tiempos y con todo lo que se gastó el club en el estadio Sánchez Pizjuán no había casi dinero para fichar. Para nosotros, con solo gente de la cantera, era un orgullo quedarse en Primera División. Gracias a Dios pude disfrutar de las UEFAS que ha conseguido el Sevilla estos años, que es algo muy grande para un sevillista.

 

¿Cómo se vive un derbi con el Betis?

 

Con mucha intensidad e hice que mis jugadores fuesen al límite en el campo porque si ganas al Betis ya tienes media temporada hecha como entrenador. A mí el derbi, en las cinco temporadas que estuve, se me dio muy bien porque gané más veces que perdí.

 

¿Ahora el fútbol moderno tiene más adelantos tácticos?

 

Creo que no, porque en el fondo es lo mismo, igual que se hacía hace 50 años se está haciendo ahora. Usted ve jugar a cualquier equipo de ahora y juega un 4-4-2. Yo jugaba el 4-4-2, el 4-3-3 y jugaba también con uno arriba y con dos abiertos. El entrenador siempre hace falta porque tiene que saber organizar todo, plantear un partido difícil etc. Aunque bien es verdad que si tienes un jugador como Messi el entrenador se puede sentar más tranquilo en el banquillo.

 manolo_cardo_sfc

¿Ha perdido el encanto el fútbol actual?

 

Creo que no porque siempre había miedo a perder la gallina de los huevos de oro, pero todavía no se ha perdido porque todos los años los entrenadores y los jugadores ganan más y la gente sigue con mucho interés e ilusión el fútbol.

 

¿Se puede tener amigos en el Betis?

 

En el Betis tengo muchos amigos porque he tenido a jugadores como Ortega, Bizcocho etc. Además siempre me he llevado muy bien con Gordillo, con Cardeñosa etc. Se puede tener amigos en el Betis y no pasa nada. Lo que hace falta es, cuando se juega contra ellos, jugar muy bien y dar un buen espectáculo y que la afición sevillista salga contenta.

 

¿Además del fútbol que aficiones tiene?

 

Me gusta jugar al dominó, a las cartas y dedicarme al negocio inmobiliario. Yo soy católico y me gustan los pasos de Semana Santa y las procesiones en los pueblos.