Solari hoy ha tenido a bien regalarnos un medio campo, por así llamarlo, aparentemente integrado por Valverde y Casemiro, Lucas Vázquez y Marcelo, un rato, luego Reguilón más Isco como falso nueve, media punta o no se sabe qué. La otra genialidad es sacar a Vinicius de su sitio par ponerlo de delantero centro.

 

¿Resultado lógico? Perder el partido y no palmar la eliminatoria gracias Kaylor Navas que, haga el pino puente con tirabuzón, no volverá a ser titular y lo será Curtois que, tras un muy buen mundial, es ahora poco más que un paquete de dos metros al que en el área pequeña le mete goles de cabeza Cazorla.

 

¿Isco? Los que llevan yendo años a degüello a por Isco pueden usar el partido de hoy para justificar a Solari. Isco no ha estado bien. Ha fallado una oportunidad de una que le pilló con la pierna izquierda. Más o menos la media de Bale cada vez que el balón le pilla en su derecha. Pero Isco no tiene actitud y debe ir al banquillo mientras que Bale, en cuanto no está cojo, es titular por decreto.

 

¿Mal partido de Isco? En la línea del equipo. Pero, ¿con quien esperaban que jugara Isco al fútbol hoy? ¿Quién hacía llegar balones a Isco? ¿Isco podía jugar con Valverde o Casemiro que no han dado un pase acertado en todo el partido? ¿Con Reguilón, que ha terminado de medio por la izquierda? ¿Con Marcelo que está tieso? ¿Con Lucas Vázquez, un jugador hipervalorado este año ya que, es verdad, corre?

 

Algunos alaban el compromiso de Vinicius. Veremos si ese compromiso se mantiene cuando tras demostrar Vinicius que es veinte veces mejor que Bale, en cuanto Bale deje de estar cojo, Vinicius pase a chupar banquillo. Y ese proceso se repita y se repita. Año tras año. Esta es la historia de Isco en el Madrid y, ojo, de Asensio al que también se han cargado.