Calificaciones: Adán (4); Arias (7), Godín (7), Giménez (7), Juanfran (6); Thomas (7), Saúl (5), Correa (8), Koke (6); Lemar (4) y Kalinic (5).

También jugaron Rodrigo (6), Griezmann (8) y Lucas (5).

 

De diez partidos como este, los rojiblancos saldrían vencedores en nueve. El Gerona exhibió una efectividad rematadora casi perfecta (echamos de menos al esloveno) mientras el conjunto local consiguió cinco tantos -dos de ellos anulados por centímetros- y se topó otras dos veces contra los palos en remates de Correa y Godín. Los gerundenses no son un conjunto fácil de derrotar y es justo reconocer el mérito atlético; otra cosa es el marcador, a veces tan poco parecido a lo visto sobre la cancha.

Los primeros minutos fueron de intenso dominio colchonero: tranquilo y seguro, el equipo monopolizaba el balón, vencía en todos los duelos personales y no pasaba el menor apuro. A los once, Godín milimetró un pase lejanísimo para que Kalinic se plantara frente a Gorka e hiciera el primero de la noche. La cosa pintaba muy bien porque todo se desarrollaba en campo catalán, incluidas una estupenda jugada de Correa con disparo final muy cerca del marco o el tanto anulado a Kalinic -si estaba en posición no reglamentaria fue por poco- tras buena combinación entre Saúl y el Ángel del Atleti.

Pero los hoy amarillos del Gerona llegaron y marcaron. Lo consiguió Valery, con magnífico disparo a los 36, y desde ese momento sus compañeros se sacudieron el miedo, hilvanaron jugadas hasta el descanso y provocaron una segunda oportunidad. El empate pareció generar dudas.

Los primeros quince minutos de la segunda mitad fueron un castigo para el Atleti: lesión de Saúl (se une a la reciente de Vitolo) y gol del uruguayo Stuani en la tercera aproximación. Apretaron los colchoneros y pronto lograron el 2-2: en el 64, tras pase del recién salido Griezmann, Correa fue tan pillo como tantas otras veces y coló el balón entre las piernas de Gorka.El Metropolitano derrochaba fe y se encomendó a los protagonistas del tanto anterior más la dirección de Thomas y los intentos de Arias. El colombiano logró el tercero, pero otra vez la alegría terminó hecha añicos por el veredicto del VAR.

El premio a tanto asedio apareció cuando se cumplía el 83: Antoine aprovechó un talentoso pase de Lemar -de lo muy poco bueno que hizo- para marcar el tercero, redondear una noche brillante y, ahora sí, regalar la euforia a los hinchas. Casi nadie contaba con otra llegada del Gerona, la cuarta, que significó la eliminación después de que todo saliera mal, incluido el disparo que pasa por debajo de las piernas de Arias. Minuto 87.

Todavía quiso el Atleti engancharse a un último arrebato y casi le sale bien con el buen disparo de Correa en el tercer minuto de la prolongación. Aquella pelota se marchó alta por poco y es el Gerona quien jugará los cuartos de final. Ahora toca no dramatizar, recuperar a los lesionados y seguir al acecho del Barça. Próximo partido, el sábado frente al Huesca.