España 2000 rechaza la tala de árboles que estaba prevista para el día de ayer en la plaza de Mártires o cuatro caños, y que pretende arrancar para siempre a varios árboles centenarios y de gran porte.

La calidad de vida de nuestros vecinos se está viendo alterada por la proliferación de obras llevadas a cabo de forma precipitada y que, en muchos casos, no vienen a solucionar problemas de movilidad alguno, resultando más bien el típico ejercicio de obras-justo-antes-de-las-elecciones al que ya nos tienen acostumbrados los grandes partidos cuando gobiernan en Alcalá.

 Rafael Ripoll participó junto a decenas de vecinos y representantes de otras tendencias políticas en una concentración para informar e impedir dicho despropósito.

Desde España 2000 no entendemos el porqué de algunas actuaciones como esta tala de los árboles de la plaza de cuatro caños, muchos de ellos centenarios, que embellecen y dan frescor en los tórridos veranos de Alcalá, habiendo sido compañeros vitales para muchos vecinos desde su infancia, sin que se hayan intentado alternativas técnicas para su conservación o, al menos consensuar con los vecinos como se ha hecho con otras propuestas.

Además, rechazamos el arrinconamiento de la fuente de los cuatro caños, pues consideramos que ha de permanecer en la parte central de la plaza y no bajo la fachada de un edificio de oficinas.