A partir de este jueves, los vecinos que cada día hacen uso de la estación de cercanías de La Navata tienen más plazas de aparcamiento para dejar sus vehículos. Se trata del nuevo parking disuasorio, de carácter gratuito, que llega para dar respuesta a una demanda tanto de la población de Galapagar en general, como de los vecinos de la zona, que veían como cada mañana sus calles se llenaban de vehículos. Es, en definitiva, una medida para facilitar la movilidad en el municipio y potenciar el uso del transporte público.

 

En total, se ponen a disposición de los vecinos 85 nuevas plazas de aparcamiento, reservadas algunas de ellas a personas con discapacidad. Además, habrá plazas extra para bicicletas y motos.

 

La inversión de la obra ha ascendido a 530.000 euros. Justo estos días se finalizaba el asfaltado de la zona y solo quedaría completar las acometidas de agua o las de electricidad que permitirán tanto la plantación de árboles y embellecimiento del parking como, en el caso de la electricidad, la instalación de cargadores para coches eléctricos.