En el Pleno Extraordinario celebrado el pasado 26 de junio para acordar los principios básicos qué regularán las políticas más cercanas a los ciudadanos, una de las primeras medidas aprobadas por el alcalde socialista ha sido elevar el número de plenos al doble.

 

El grupo municipal de VOX propuso que los ediles no cobraran por asistir a las reuniones plenarias, por tratarse de un servicio a sus convecinos. Esta medida, que figura en el programa electoral de VOX, supondría un considerable ahorro a las arcas municipales, que podría destinarse a otras necesidades del municipio.

 

Esta misma propuesta fue llevada al pleno municipal de la legislatura anterior por los actuales concejales del PSOE y Ahora Guadalix, que al llegar a tener responsabilidades de gobierno en el caso de los socialistas, votan en sentido contrario.

 

El resto de partidos que conforman la corporación municipal (PP, Ciudadanos y Ahora Madrid) aprobaron la propuesta del nuevo regidor del PSOE. Incluso el concejal de Ahora Madrid llegó a afirmar que 18.000 € no es nada en un presupuesto de 6 millones de euros.