Coincidiendo con el Día Mundial del Turismo, el Ayuntamiento de Morata ha presentado la nueva temporada del Museo de la Molinería, ubicado en el Molino de la Huerta de Angulo. Un espacio rehabilitado por el Consistorio que reabrió sus puertas en 2016 convertido en un centro de interpretación de los molinos del Tajuña y por el que desde su reapertura han pasado más de 6.000 personas, 3.046 de ellas en su última temporada.

Un museo singular de la Comunidad de Madrid, al ser el único molino de estas características que se conserva en funcionamiento en la región, siendo posible observar aún como la fuerza del agua muele el cereal para convertirlo en harina.

Y es que, a través de las visitas guiadas, quienes se acerquen hasta este molino harinero del siglo XVIII pueden comprender el trabajo del molinero y su familia, así como la importancia de esta industria en la ribera del Tajuña a lo largo de la Historia.

Visitantes que como ha destacado el alcalde, Ángel Sánchez, provienen en su mayor parte de la capital, pero también de otros municipios cercanos como Chinchón, Arganda del Rey, Tielmes, Rivas-Vaciamadrid y Cimpozuelos, con lo que se pone de manifiesto ese “interés por el turismo de proximidad que este Ayuntamiento está buscando”. También destacables han sido las visitas internacionales, que se han incrementado con turistas llegados desde Milán o Mánchester, así como otros llegados de Chile o Méjico. Además, 264 morateños se acercaron a conocer su patrimonio hidráulico durante la pasada temporada.

El Museo de la Molinería está abierto todos los sábados, domingos y festivos, en horario de 11:30 a 14:30 horas y de 16 a 19 horas, hasta el 31 de octubre, y de 11 a 15 horas y de 16 a 18 horas de noviembre a marzo; y la entrada es totalmente gratuita.