Será una continuación del primer filme de Mel Gibson, y que su argumento comienza donde aquella otra cinta terminaba: empieza con la sepultura de Cristo y sigue paso a paso los tres días de angustia que vivieron los Apóstoles hasta la Resurrección. Al mismo tiempo, sigue también las intrigas que se producen en el palacio de Herodes y termina con los hechos que acaecieron en Jerusalén el domingo de Resurrección.

«La película no sólo será la narración de un evento extraordinario como la Resurrección de Cristo, sino también de todos los hechos que lo rodean, y que evidencian aún más su significado».

Las localizaciones se sitúan en Israel, Marruecos y Europa.