Unos dicen que la decadencia de nuestro cine empezó a finales de los sesenta, otros a mediados-finales de los setenta, el caso es que la mala calidad y con ello los malos guiones llevan siendo la tónica general de nuestro cine desde hace bastante tiempo.

Donde más se nota esa decadencia es en las películas históricas pues es ahí donde más te tienes que documentar y por eso los guiones te hacen sudar más. Aunque aquí también parece que se hace simplemente para desprestigiar nuestra historia y a nuestros grandes héroes.

En fin, digo todo esto entre otras cosas porque fui a ver el otro día la nueva película del señor Amenábar, ''mientras dure la guerra'' y debo decir que es otra porquería del más que decadente cine español.

Ya el título se las trae, pues tira con bala ahí, ''mientras dure la guerra'', que es lo que supuestamente se dijo cuando Franco fue nombrado en su día generalísimo y jefe del Estado español. A ver si les queda claro a más de uno, entre ellos al señor Amenábar, que no podía ser ''mientras durase la guerra''. Para empezar, si durante ella nadie podía hacer sombra al Caudillo después de ella menos al conseguir la victoria contra el comunismo representado por el Frente Popular. Además, era una guerra y las guerras por desgracia provocan gran destrucción y más si es una civil, por ello España necesitaba un brazo fuerte después del conflicto un Caudillo que diese paz, reposo y sobre todo reconstruyera un país en ruinas. No se podían hacer experimentos políticos después de ella de ningún tipo y menos volver a lo de antes de la guerra como ocurrió a la muerte del Caudillo y así estamos como estamos ahora de nuevo.

La verdad es que la descripción que hacen en la película de Franco es vergonzosa, típica de una leyenda negra, sólo ha faltado que se le pusiese un babero, pues le pone como si fuera medio lelo con la boca abierta todo el tiempo y que en lo único que se fija y le interesa es el poder.

Se le pone también a Franco y los suyos como fascistas. ¿Fascista?, ¿cuando fue Franco fascista?, ¿sólo porque le ayudó la Italia de Mussolini y la Alemania de Hitler?. El Caudillo mismo lo dijo en su momento, que no era fascista y que si hubiese recibido la ayuda Inglesa la hubiese aceptado, pero no la recibió, los únicos que le ayudaron fueron Hitler y Mussolini, punto. 
 
Y lo de fanático religioso como su mujer también que los ponen, es de risa. Muy religioso si lo fue pero de ahí a una especie de fanático va un mundo vamos.

Otra tontería más de la película es que insinúa que se pierde Madrid por tomar el Alcázar de Toledo. Con veinte o treinta mil hombres no se podía circunvalar para luego tomar una ciudad de más de un millón de habitantes. El levantamiento había fracasado, España estaba dividida y con ello la guerra iba a ser larga, eso lo tenía Franco muy claro. 

Por cierto, si no me equivoco, las reuniones para el nombramiento de Franco como generalísimo y jefe del Estado español fueron en el aeródromo de Salamanca, no en la misma ciudad de Salamanca.

Y al fundador de la gloriosa Legión española, José Millán Astray, le pone como una especie de loco irracional, que no sabe hablar a la multitud, cuando al principio le pone que balbucea ante ella en la universidad, cuando fue un gran orador con unas brillantes arengas y discursos, es más, era uno de los militares intelectuales de nuestro ejército.

Por cierto, Millán Astray, le dio la mano a la salida a Unamuno. Y fue el, junto con la esposa del Caudillo, el que le salvó de un posible linchamiento.

La nueva destitución de Unamuno como rector de la universidad, (la primera mandada por Azaña) fue hecha por decisión de la mayoría del consejo de esa misma universidad de Salamanca y no por Franco, el Caudillo solo pudo ratificar esa decisión.

El liberalismo fue el que trajo la división y con ello la atomización de la sociedad por medio del invento de eso que se llaman las izquierdas y las derechas protegidas y mantenidas por los partidos a cualquier costa. Al final en gran parte todo eso fue lo que nos llevó a la gresca política que a la larga nos llevaría a un mayor debilitamiento como país y a las manos en la guerra civil. Porque esa gresca ya venía de antes, no lo provocó la guerra como quiere insinuar la película, esta sólo la desató más aún.

Otra cosa a destacar es la chanza que le hacen decir en la película que recuerde a Unamuno sobre la cospiración judeomasónica. Que es un cuento según esta película,  cuando no es para nada así. Es muy cierta y está más presente aún si cabe en el mundo actual.

A los falangistas se les pinta como unos violentos incultos cuando para empezar su líder, José Antonio Primo de Rivera, aparte de abogado, fue un gran intelectual, no hay más que leer sus escritos para darse cuenta. Encima, la mayoría de los miembros del movimiento falangista eran personas de clase media y para nada analfabetos e incultos.

Resumiendo. Si, se debe decir alto y claro señor Amenábar eso de, ¡arriba España! y ¡Franco, Franco, Franco!, porque si hoy en día existe todavía España como país es gracias al Caudillo.