Plataforma Patriótica Millán Astray denuncia que el Ayuntamiento de Salamanca ha dedicado 80.000 euros de sus presupuestos públicos para financiar los gastos de pernoctación del equipo técnico y artístico de la Productora de Alejandro Amenábar, MoD Producciones, lo que representa un total de 1.759 pernoctaciones en total, en habitaciones dobles de uso individual en un Hotel de cuatro estrellas que contiene servicios de SPA y piscinas climatizadas para sus huéspedes, así como cuartos de baño de dos ambientes.

 

Así lo reconoce una Memoria de la propia Productora firmada por Fernando Bovaira, socio de Amenábar en MoD Producciones. Considerando que el periodo de grabación de la película “Mientras dure la Guerra” se llevó a cabo en la capital charra del 28 de mayo al 8 de junio de 2018, lo que supone un total de 11 noches, ello daría una media de 160 pernoctaciones por día, lo que supondría la práctica total ocupación del mencionado Hotel para tal fin, sobre la base de que también se han subvencionado las noches de fin de semana de dicho periodo.

 

Esta subvención es el resultado de un Convenio suscrito entre la Productora MoD Producciones y el Ayuntamiento de Salamanca suscrito el 8 de mayo del año pasado, pero sin embargo en la Memoria de la Productora se habla de que el inicio de las pernoctaciones subvencionadas se inició el 4 de abril, esto es, un mes antes de la fecha efecto del Convenio, lo que podría suponer un grave incumplimiento de las condiciones del otorgamiento.

 

El propio Ayuntamiento reconoce por medio de su “Film Commission” (sic) que estamos ante una subvención nominativa, sin convocatoria ni publicidad, esto es, absolutamente discrecional, es decir, “a dedo”, en base a “un interés” en promocionar el turismo de la ciudad, como si esa Ciudad necesitara de una película para ser conocida en el Mundo entero por su monumentalidad e historia (hay que recordar que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1988).

 

Tanto el convenio suscrito como el criterio que suscribe la Film Commission de Salamanca en el escrito de 20 de diciembre de 2018 enviado a instancias de la Plataforma, se afirma que hay un criterio adicional para su concesión y es que el principal argumento de la obra se desarrolla en la ciudad de Salamanca, pero la realidad es que el periodo de grabación en dicha Ciudad ha sido de apenas 12 días, mientras por el contrario se ha estado grabando la película durante seis semanas más en localidades tan alejadas como Madrid, País Vasco, Chinchón y Toledo.

 

En la Memoria aportada, de apenas una página de extensión, el representante de MoD Producciones menciona que ha habido otros gastos además de los de manutención durante la grabación, como gastos de figuración, construcción de decorados, ambientación y jardinería en la Plaza Mayor, traslado de actores a Salamanca, alquiler de grúas de cámara, y textualmente “un largo etcétera”, argumento totalmente improcedente por cuanto que el Convenio suscrito era exclusivamente para gastos de alojamiento y manutención. Es decir, además de que te subvencionan, vas y te quejas.

 

Lo que no explica MoD Producciones es que para tal fin ya dispone de una subvención del Ministerio de Cultura de un importe de 1.400.000 euros e importantes bonificaciones fiscales por medio del entramado de la Agrupación de Interés Económico (AIE) constituida a tal efecto con el que confluye con el resto de productores. Lo que hay que analizar ahora es la compatibilidad de todas estas ayudas, subvenciones y bonificaciones fiscales que conducen a pensar que la película ha sido financiada íntegramente de los impuestos de los españoles. Parece además que la productora de Alejandro Amenábar se consolida como una insaciable captadora de subvenciones públicas y una gestora financiera de ruinas y quebrantos para los españoles, que en este caso ha puesto su foco y las cámaras para difamar al General Millán Astray.