Así lo denuncia la Plataforma Millán Astray en su último comunicado:

Alejandro Amenábar ha puesto su primer huevo, el “trailer” de su nueva película, un huevo de odios y engaños en contra del General Millán Astray, y además lo ha hecho disparando con pólvora del rey, esto es, con dinero que no es suyo ni de inversores privados, sino con el dinero de todos los españoles, gracias a las suculentas subvenciones públicas (1.400.000 euros) con las que el Estado Español ha regado su nuevo proyecto cinematográfico titulado “Mientras dure la Guerra”.

Porque Amenábar, y su productora MOD PRODUCCIONES, son verdaderos acaparadores de subvenciones públicas, una especie de gigantesco “pseudo” ERE cinematográfico, donde no hay tajada del erario público dedicado al cine español en el que no estén presentes o representados, como acreditaremos documentalmente. En particular,  consistente en datos oficiales, las subvenciones públicas a Amenábar y a su productora MOD son de las siguientes magnitudes:

 

• Desde el 2010, 20 ayudas a la producción de películas, con un total de 6.839.148,46 euros.

• Desde el 2010, 9 ayudas a la participación de películas en festivales internacionales, con un total de 183.775,20 euros.

• Desde el 2010, un total de SUBVENCIONES PÚBLICAS de 7.022.923,66 euros para Amenábar y su productora MOD.

 

Esta Asociación de Veteranos Legionarios y Simpatizantes, como el conjunto de la Sociedad Española, esperaría que un director de cine tan galardonado como Amenábar tendría a las puertas de su despacho una interminable cola de inversores privados deseando financiar sus “exitosos” proyectos cinematográficos … pero no, el oscarizado director de cine y su productora MOD, verdadera gestora de dineros públicos, reciben su financiación del esfuerzo de los españoles, de los impuestos de los trabajadores de este país, gracias a unas autoridades que en vez de priorizar el gasto social en los españoles más necesitados, que los hay cada vez más y a millones, se dedican a derrochar el dinero público en financiar el odio y la mentira.

 

Si Amenábar quiere hacer una película sobre Millán Astray, lo natural en cualquier país serio sería que lo financiara de su propio bolsillo o el de inversores privados, porque así el odio y la mentira se conjugarían mejor con las palabras “fracaso económico” de sus promotores; pero este gran “sagrado totem” del cine español con lo que disfruta realmente es con saber que gran parte de sus films han sido logrados con el dinero de los impuestos de los españoles, de tal manera que su carrera cinematográfica tiene un recorrido seguro de realización y producción de películas, mientras que el propio Estado deja de lado a las jóvenes promesas de directores en el cine español, que ven lamentablemente como ellos sí que carecen de oportunidades para llevar a cabo sus interesantes proyectos, pues casi todo lo acaparan Amenábar, su productora y “los suyos”. Los datos de las subvenciones públicas a Amenábar y a su productora MOD son escalofriantes y a ellos ha tenido acceso la Plataforma Millán Astray por medio de la Ley de Transparencia, y desea compartirlos con la opinión pública española.

 

La nueva película de Amenábar es una auténtica farsa como así acreditan los recientes estudios del investigador de la Universidad de Salamanca Don Severiano Delgado así como lo ha reconocido el propio hijo de Luis Portillo, autor de la invención literaria de 1941 en la que se basa la película, en un reciente viaje a España, de lo cual se ha hecho eco hasta la prensa internacional https://www.theguardian.com/world/2018/may/11/famous-spanish-civil-warspeech-may-be-invented-says-historian .

 

Ese relato es una mentira resultado de la propaganda frentepopulista, mentira que ha quedado evidenciada recientemente por estudios muy serios, a pesar de lo cual el propio Amenábar ha apostado por apuntalar una mentira que ningún historiador serio e independiente se cree ya; es por ello que las burlas y los reproches contra Amenábar se están generalizando en las redes sociales, algo que debía avergonzarle tanto a él como a los que financian con el dinero de todos los españoles semejante ataque a la verdad. Ni el General Millán Astray gritó en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca “Viva la Muerte, Muera la Inteligencia”, ni estaba en España el 18 de julio de 1936 durante el Alzamiento (a diferencia de Unamuno que sí que se adhirió de forma entusiasta a él desde el principio), ni tuvo mando de unidades de combate durante la Guerra Civil, pues estaba separado del servicio activo desde hacía años, ni participó jamás en actos de represión; más al contrario, paralizó sacas de presos republicanos en la Ciudad de Salamanca, salvó la vida a muchos condenados a muerte, como su amigo el intelectual izquierdista Diego San José, y abogó siempre por la reconciliación entre los españoles, protegiendo especialmente a los más vulnerables, necesitados y desfavorecidos, lo que le costó serios enfrentamientos con algunos dignatarios del Régimen.

 

Sentencias judiciales recientes así lo ameritan de forma contundente y han establecido que a su persona no se le puede aplicar la Ley de la Memoria Histórica. Un hombre como Millán Astray que con 16 años estuvo luchando por su Patria en Filipinas a finales del siglo XIX, un hombre que fundó la mejor unidad del Ejército Español, La Legión, en 1920, un hombre que sufrió en su propio cuerpo cuatro terribles mutilaciones de guerra por la Patria durante las Guerras del Rif (1921-1926), por estar siempre en primera línea de combate con sus Legionarios, es un HEROE DE LA PATRIA Y debería ser un Hombre a respetar por el conjunto de la Sociedad Española, algo que el propio Amenábar no ha hecho con su película, con la que su único objetivo es destruir la memoria y el honor de un Grande de España mediante un linchamiento cinematográfico repleto de mentiras, subvenciones y de odios. Es por ello que la Plataforma Patriótica Millán Astray va a solicitar al Ministerio de Cultura la devolución de la subvención otorgada a la película “Mientras dure la Guerra” de 1.400.000 euros, porque incita al odio, a la mentira, es denigratoria y porque en la subvención solicitada hay cuestiones oscuras. Y lo hará de los 1.400.000 euros del Ministerio de Cultura y de otras subvenciones que de tapadillo ha recibido esta película.

 

Igualmente nos reservamos el ejercicio de acciones legales, incluidas las penales, en Defensa del Honor de nuestro Fundador. Plataforma Millán Astray apuesta por la libertad creadora en este país, pero no puede admitir que esa libertad se convierta en una acreditada ofensa e injuria contra Millán Astray pagada por el dinero de todos los españoles, así como apuesta por la verdadera reconciliación entre los españoles, algo que está en serio peligro con películas como ésta, que es un riesgo para la convivencia pacífica entre los españoles. Plataforma Patriótica Millán Astray es una Asociación civil legalmente constituida y conformada por miles de Veteranos Legionarios, es decir hombres y mujeres que sirvieron a España en la Legión Española pero que ahora no están en el servicio activo, así como por cientos de simpatizantes, españoles y extranjeros, la mayoría de ellos trabajadores, que sin haber sido parte activa de La Legión sienten un gran aprecio y respeto por la figura del General Millán Astray y por lo que significa para España.