Desde los años 60 aproximadamente, llevamos una marea de podredumbre cinematográfica que ha hecho de la sociedad española, entre otros motivos, una plataforma de inmoralidad, tibieza, cuando no de perversión y soez.