“Todos Formamos Parte” es el lema de la falla infantil del barrio de Quint iPizarro (Mislata, Valencia) creada por los artistas Sevior & Prior Arts, dos jóvenes emprendedores en el ámbito fallero, cuyo lema siempre es crear monumentos que eduquen y enseñen valores, sentimientos, historia y costumbres a los más pequeños, monumentos que además de decorar nos enseñan.
Esta falla infantil ha sido premiada con el Primer Premio en la Sección 13, y Primer Premio de ingenio y gracia, además de recibir el Premio a la Mejor Falla por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia por el Consell Municipal de Mislata.
En él se escenifica completamente la diversidad, la igualdad de trato y su no discriminación por ningún motivo, a través de 13 escenas.
La figura principal es una muñeca blanca, la cual pintaron los niños y niñas de la comisión fallera el día de la Plantá dejando la huella de sus manos de diferentes colores, simbolizando así que todos formamos parte de esta sociedad.
Esta muñeca está incompleta, ya que le faltan las piezas de puzle, pero no está triste, ya que el resto de sus amigos y amigas ninots se las están entregando. Piezas y ninots que representan y dan visibilidad a diferentes colectivos como: diversidad funcional (auditiva, visual, intelectual y motora), diversidad sexual, discriminación con raza, religión, cultura o etnia; eliminación de etiquetas discriminatorias y el bullying.
Además existen otras escenas dedicadas a trasmitir valores y virtudes necesarias para el desarrollo de una sociedad en la que no tengamos de hablar de inclusión e igualdad sino de convivencia.
Según el alcobendense José Priol, uno de los creadores de la falla premiada, “pensamos que un monumento no deben ser solo sátira e ironía, sino que también debe ser educación, transmitir valores y el reflejo de nuestras inquietudes, de ahí nace nuestro proyecto para dar visibilidad a colectivos olvidados o excluidos de la sociedad, por razón de sexo, etnia, diversidad o cualquier otro tipo de exclusión. La inclusión puede ser a través de muchos sectores de la sociedad, y qué mejor forma de plasmarlo que con las fallas, un fiesta popular y plural, que logra que miles de personas salgan a la calle a vivir un sentimiento común