El Partido Popular ha sido el único que ha votado esta mañana- en el Pleno del Ayuntamiento de Majadahonda- a favor de la modificación puntual del PGOU para la ubicación de un nuevo cementerio y de la ordenanza de regulación de usos funerarios.

 

“El actual cementerio está cerca del fin de su vida útil y era necesario aprobar este punto pero la oposición, con el voto en contra de Ciudadanos, Somos y PSOE y la abstención de Centristas e IU, ha vuelto a dar la espalda a los vecinos mirando hacia otro lado ante un problema que puede surgir en muy poco tiempo”, ha dicho el concejal de Urbanismo, Ricardo Riquelme.

El Equipo de Gobierno comenzó los trabajos en el año 2016 y desde entonces esta es la tercera vez que se lleva al Pleno la modificación puntual para habilitar terreno destinado a la construcción de un segundo cementerio.

La primera de ellas fue en noviembre de 2018 y desde entonces el Equipo de Gobierno ha intentado dicha modificación que, además, dotaría al PGOU de una ordenanza para regular las condiciones de emplazamiento de estos usos permitiendo la libre implantación de esa actividad por privados; dotaría de seguridad jurídica al asunto y garantizaría la protección del entorno con el estudio de la mejor localización siempre a, al menos, 500 metros de viviendas.

La segunda vez fue en diciembre de 2018, fecha en la que el Grupo Popular llevó de nuevo el punto añadiendo informes externos pedidos por Ciudadanos pero, aún así, todos los grupos siguieron votando en contra, sin argumentos, lo que ha causado un grave perjuicio a los vecinos de Roza Martín, que tendrán un tanatorio muy cerca de sus viviendas.

 

“Este es un asunto muy delicado en el que deberíamos ir todos los partidos de la mano y nunca deberían entrar motivos electoralistas. Si al final los vecinos de Majadahonda precisan servicios de otros cementerios en municipio limítrofes será por irresponsabilidad de la oposición en el Ayuntamiento”, ha dicho el concejal popular.

 

En esta tercera ocasión, Ciudadanos, PSOE, Somos, IU y Centristas han usado argumentos muy vagos para argumentar su voto en contra alegando, incluso que “merece la pena esperar tres meses más a que haya un nuevo Gobierno”. “Nosotros no vamos a perder el tiempo. Tenemos que avanzar”, ha afirmado el Alcalde, Narciso de Foxá.