Con motivo de la celebración del 50 aniversario de la misión del Apolo 11, que culminó con la llegada del hombre a la luna, se está hablando mucho del papel clave que jugó en las comunicaciones entre los astronautas y los técnicos de la NASA la estación de seguimiento espacial de Fresnedillas de la Oliva. 

 

Se habla de la ubicación de la estación en el término municipal de Fresnedillas de la Oliva y se atribuyen por ello un mérito que no es del todo cierto.

 

Si estudiamos con detalle la cartografía de la Estación, se puede apreciar que la estación de Fresnedillas está construida en terrenos del término municipal de Navalagamella. De hecho, la estación de seguimiento se llamó al principio Fresnedillas-Navalagamella.

Los terrenos en los que se construyó, siendo del término municipal de Navalagamella, pertenecían en su mayor parte a vecinos de Fresnedillas, dónde además se contrató gran parte del personal de servicio que trabajaba en la Estación.

 

No obstante, no podemos obviar que la estación estuvo ubicada en el término municipal de Navalagamella, como reclama con toda la razón el actual edil de Navalagamella, Andrés Samperio.