En contestación al artículo aparecido en El Correo de Madrid firmado por redacción, haces una réplica en tu Facebook. Antes de contestarte, explicarte (lo cual sabes perfectamente ya que has trabajado en esto del periodismo) que si firma redacción es porqué lo escribe alguien, que la dirección lo aprueba y así es en este caso y tenemos guardado los datos del autor para posibles demandas, pero es evidente que no lo podemos desvelar, ya que somos los últimos responsables de su publicación. 

 

Ahora sí, te contesto yo, porque esto lo digo yo: Como bien dices en tu Facebook, hablamos tú y yo el Miércoles que mencionas en la calle que dices. Es todo cierto. Lo único que no recuerdo, es lo de "aunque tenga que mentir", me suena más un "aunque me duela", pero bueno. Se te olvida decir en tu Facebook, lo que tú me comentaste a mi. Te lo refresco: "Sé perfectamente que mis compañeros alcaldes me dan palmaditas en la espalda y luego van a por mi". No es literal, es el espíritu de la frase. También se te olvida decir que te dije "Creo que debes ganar en Buitrago, pero no gobernar con quién gobiernas y creo que vas a ganar y debes ganar". Por cierto, en esto hay que reconocerte un mérito y es que en un pueblo eminentemente socialista (la prueba está en las votaciones del 28 de Abril) has llevado al PSOE de Buitrago a mínimos históricos y eso solo es un logro tuyo.

Respecto a las palmaditas en la espalda de tus compañeros del PP , alcaldes de la zona, vamos a ello con el Translozoya:

 

Las razones para no votar al candidato del PP a la alcaldía de Buitrago del Lozoya son diversas, como ya hemos publicado. Ángel Martínez está más preocupado por satisfacer a los intereses de sus jefes políticos que de defender el interés general de sus vecinos, pero lo lamentable es que algunos de sus propios compañeros del PP se chotean de él, se cachondean, como ha quedado demostrado con el asunto del Translozoya, ese tren turístico que Ángel Martínez tenía “atado” en el año 2014 con la gente del PP que mandaba en Adif, en Renfe y en la Fundación de los Ferrocarriles Españoles.

El negociador por parte de esta última Fundación fue Carlos Abellán, que era el director del museo del ferrocarril de Madrid y otro conocido especialista en parasitar al dúctil PP. El alcalde creyó en el zalamero Abellán, y este le engañó y le sacó el dinero (¡250.000 euros!) para reparar el viejo TER con el que pretendían hacer el tren.
Lo cierto es que este tocomocho solo ha hecho rica a una empresa de Lérida, y en nada ha beneficiado a Buitrago y a la Sierra Norte… entre otras cosas porque aún no ha hecho ni un viaje y está parado en el
museo del ferrocarril de Madrid.

Con carnet del PP o afines al partido colocados en puesto estratégicos le dijeron que sí a todo lo que el incauto alcalde pedía.
“¿Qué reabramos la línea?, sin problemas Ángel, para ti lo que sea”, le debieron decir en Adif, y se lanzó a la piscina… donde no había agua. Además, para rematar la faena de sus colegas ‘peperos’ de Adif, en el museo del ferrocarril de Madrid, nadie le abrió los ojos y todo fueron facilidades para que se gastara un pastizal en reparar el tren más cochambroso que tenían a mano y, además, en la empresa que Abellán
decía que era la mejor, esa de Lérida de unos amigos suyos, muy amigos.

Y Ángel Martínez, pica que te pica: “¿Cómo no me voy a fiar de los de mi partido?”, se preguntaba el alcalde. Lo que se preguntan ahora los vecinos de Buitrago del Lozoya es qué hay de lo del Translozoya y los
turistas, una historia de la que Ángel Martínez quizá sea inocente, pero inocente, inocente y con el monigote enganchado en la espalda, y siendo el hazmerreir de varios de sus compañeros de partido y de los
que no lo son, porque los actuales responsables del museo del ferrocarril, ahora socialistas con Francisco Polo al frente, no dicen ni ‘mu’ sobre los planes que tienen para el Translozoya y para este TER que gracias al ingenuo Ángel Martínez está, presuntamente, reparado y operativo.