Docenas de iglesias profanadas e incendiadas a manos de una inmigración descontrolada gracias a la señora Merkel que sigue, por cierto, el plan Kalergi a rajatabla y el incendio en plena semana santa de esa histórica y bella Catedral, me hace pensar que no ha sido como dicen un incendio fortuito, no, yo creo que ha sido un acto de provocación totalmente premeditado.
 
El cristianismo es perseguido ya en todo el mundo por el radicalismo islámico. Cientos de cristianos son asesinados y los grandes medios de comunicación no dicen apenas ni pío sobre ello, pero si son o fueran perseguidos musulmanes o de otras religiones ya vemos como rápidamente sale la noticia. ¿Es eso justo?. Al ritmo que vamos, es posible que llegue el día en que seamos perseguidos y matados a cientos aquí en Europa también. Tiempo al tiempo.
 
Además, la mayoría de los Estados ya apenas protegen a los cristianos porque las élites que nos gobiernan al ser masónicas y no rendir culto a Dios sino a Lucifer, no pueden ni quieren defender al cristianismo todo lo contrario, lo atacan.
 
No me canso de repetir que gran parte de culpa la tiene el haber establecido Estados aconfesionales, cuando la mayoría de su población es cristiana, como es el caso de España. También el debilitamiento del cristianismo en países como el nuestro se debe por haber dejado de enseñar como es debido la religión y educación cristiana desde las escuelas, institutos y demás centros académicos.
 
Lo que ha ocurrido con la Catedral de Notre Dame yo creo que es como un aviso de lo que está ocurriendo en este continente, es un aviso del peligro de que como no reaccionemos seremos esclavizados o directamente borrados de la faz de la Tierra a sangre y fuego por las fuerzas de las tinieblas. 
 
Pero hay un rayo de esperanza, sólo hay que ver como la bella cruz de la Catedral francesa no ha sido pasto de las llamas, además, se la ve como desafiante ante tanta ceniza, caos y oscuridad. Esa actitud es la que debemos tener todos los cristianos siempre, también todo europeo que quiera ver sobrevivir su cultura milenaria y por supuesto todo ser humano que quiera vencer a las fuerzas del mal representadas por Satanás en la Tierra, un ser que mediante engaños lo corrompe todo y con ello lo destruye todo.