No es fake, es una broma macabra. Antonio Maestre afirmó en un vomitivo artículo en diario.es que Arnaldo Otegi es más respetable y mejor que Santiago Abascal y Bildu más decente que Vox....Y acaba el artículo diciendo: Ya pueden ladrar sus inepcias.

¿Ladrar? Lo primero que hay que decirle al “señor” Maestre es que ladran los perros, no los caballeros. Los caballeros condenan a los criminales y se ponen al lado de las víctimas. Los perros son animales nobles, quizás esos pensamientos son más propios de las ratas que viven en las cloacas y siempre salen huyendo.

Cada vez se van quitando más si cabe la careta los contertulios de la Sexta y manifiestan ya no una insultante equidistancia sino abiertamente simpatía por los etarras y por Bildu y en contraposición odio eterno a Vox.

La interrogación retórica del título no merece respuesta, solo constatar que ya están ahí los enemigos de España a punto de firmar su alianza y copando los medios de intoxicación y demás instituciones del Estado.

Rosa Díez le contesta de forma contundente: “Maestre dice que "Otegi es mejor que Abascal". Gentuza; los totalitarios habrían ganado si Abascal junto a los demócratas vascos no se hubiera enfrentado a ETA. Lo grave es que Sánchez con sus pactos parece odiar más a la derecha democrática- en la que se encuadra VOX- que a ETA”

Aunque no es santa de mi devoción en esta ocasión tiene más razón que una santa. Son gentuza los que van a estar al frente de España, los que han profanado los restos de Franco y quieren demoler la Cruz del Valle y todo vestigio de la España nacional. Tiene que haber resistencia y es el momento de dejarse de medias tintas y no dejarse avasallar. Las capuchas de ETA ya están mandando en España y la propaganda marxista a todo gas. Luchemos más que nunca por la unidad de España y por los principios en los que creemos. Estemos alerta.

Ya lo dejó escrito el Caudillo en su testamento.

No olvidéis que los enemigos de España y de la civilización cristiana están alerta. Velad también vosotros y para ello deponed frente a los supremos intereses de la patria y del pueblo español toda mira personal. No cejéis en alcanzar la justicia social y la cultura para todos los hombres de España y haced de ello vuestro primordial objetivo. Mantened la unidad de las tierras de España, exaltando la rica multiplicidad de sus regiones como fuente de la fortaleza de la unidad de la patria.

 

Quisiera, en mi último momento, unir los nombres de Dios y de España y abrazaros a todos para gritar juntos, por última vez, en los umbrales de mi muerte, "¡Arriba España! ¡Viva España!".»