Pablo Casado señaló desde las Islas Canarias que habría que establecer la prisión permanente revisable para castigar por los delitos de incendios cuando se cause la muerte de una persona. Sobre este asunto, el artículo 352 del Código Penal establece que los que incendiaren montes o masas forestales, serán castigados con las penas de prisión de uno a cinco años y multa de doce a dieciocho meses y, si ha existido peligro para la vida o integridad física de las personas, se castigará el hecho con la pena de prisión de diez a veinte años conforme al artículo 351, imponiéndose, en todo caso, la pena de multa de doce a veinticuatro meses.

 

Los incendios forestales están siendo un grave problema para el medio ambiente. No es extraño, por tanto, que la Memoria de la Fiscalía General del Estado de 2018 indique que “la sensibilización cada vez mayor sobre el hábitat natural también puede explicar las 316 sentencias recaídas por delitos contra la flora y fauna, las 136 por incendios forestales y las 163 por malos tratos a animales domésticos” en ese año. En el año 2017 se incoaron un total de 4.267 procesos judiciales por delitos contra el medio ambiente de los que 1.048 se incoaron por delitos de incendios forestales, dictándose 136 sentencias condenatorias y 30 sentencias absolutorias. Durante 2016 las estadísticas provinciales reflejaron 4.016 procesos judiciales por delitos vinculados con el medio ambiente de los que 865 se incoaron por delitos de incendios forestales, dictándose 140 sentencias condenatorias y 29 sentencias absolutorias.

 

Ciertamente, no es mala idea reformar el Código Penal para castigar con la prisión permanente revisable a aquellos que generen un riesgo para la vida de las personas o provoquen la muerte de una persona por un incendio. Sin embargo, el incremento de la pena, a efectos prácticos, no sería muy contundente, pues, como ya se ha comentado, ahora se puede imponer una pena de 20 años de prisión por esos hechos, siendo cierto que el principal problema de los delitos de provocación de incendios se encuentra esencialmente vinculado con aspectos probatorios, pues no resulta fácil acreditar que una persona ha iniciado uno intencionadamente.

 

Los incendios provocados podrán generar castigos o no, pero en todos los casos provocarán cuantiosos daños que también será posible ver en los incendios naturales. Por ese motivo, resulta más necesario actuar incrementando las partidas presupuestarias para mejorar los medios de lucha contra los incendios forestales que reformar el Código Penal para castigar determinados a los que los provoquen con la prisión permanente revisable, aunque no haya que descartar la idea de modificar la normativa penal para imponer la pena más grave a los que decidan prender una llama poniendo en peligro la vida de las personas.