Este mes iba a comenzar el juicio ante la Audiencia Nacional contra los dirigentes de AUSBANC, la asociación de usuarios de servicios bancarios, el sindicato MANOS LIMPIAS, y don Miguel Bernad Remón, fundador y secretario general.

Unos días antes, para ir preparando el terreno y posicionar a la opinión pública en contra de Bernad y Manos Limpias, un gacetillero del diario monárquico en extinción, ABC, publica un libro en una editorial que se caracteriza por no pagar a nadie, según Internet, y tener abultadas deudas con imprentas y autores… ¡Desconozco si es cierto, obviamente!

Se hace una presentación del libro en Mallorca, y un ex fiscal anticorrupción, y abogado defensor de la todavía Infanta Cristina, ex duquesa de Palma, y ex grande de España por tanto, presenta el libro, con bombos y platillos, supongo que descalificando al sindicato y a su promotor, fundador y alma mater, don Miguel Bernad (no estuve en el acto, por lo que solo cuento lo que he podido leer en varios medios de comunicación).

 *        ¿Desde cuándo los fiscales hablan en público de casos y asuntos en los que han intervenido…?

  *    ¿Dónde queda el deber de secreto profesional, cuyo quebrantamiento está incluso previsto y penado por el Código Penal…?

Unos días después –hay que ir “preparando” a la opinión pública, que ya sabemos es una masa de borregos-, se celebra otra presentación, urbi et orbe, del libelo en cuestión en la capital del Reino, panfleto que es prologado, nada menos, que por la que era fiscal general del Estado por aquel entonces –creo recordar-, y que actualmente es fiscal del Tribunal Supremo, es decir del Tribunal al que irán los recursos que se formulen contra la sentencia de asunto…

No solo eso, sino que la citada señora, caracterizada por su indigencia intelectual, y la mediocridad de su gestión, aunque me consta que es una buena persona, a la que el cargo le vino grande, demasiado grande, tiene la desfachatez de presentar el libro, sobre un caso que está sub iudice, y cuyos acusados –pues eso es lo que son actualmente, es posible que procesados, pues creo que es un sumario, pero no tengo el dato a mano- siguen siendo inocentes, y no han sido condenados por nadie…, salvo por la fiscalía, que como vemos está haciendo campaña mediática contra ellos, absteniéndose de actuar con la objetividad e imparcialidad que es propia de su actuación profesional, tal y como prescriben la Constitución, su estatuto orgánico, etc.

En fin, cada país tiene el gobierno que se merece.

Lo que no nos merecemos es una fiscalía que no cumpla con sus deberes constitucionales y estatutarios, y menos personas de tanta relevancia en la Institución como las citadas.

En el caso del señor de Mallorca, resulta evidente que ahora es abogado, pero tiene el deber de guardar el sigilo correspondiente respecto a todo lo que haga conocido o sabido en sus largos años como fiscal anticorrupción…

Es algo tan obvio que no creo necesite mayores explicaciones.

Visto lo visto, parece claro que don Miguel Bernad se encamina hacia una sentencia condenatoria, y la ilegalización del sindicato MANOS LIMPIAS, y le está bien empleado, por no ¡haber malversado más de mil millones de euros como el PSOE en Andalucía, para el que no veo que fiscal alguno pida su ilegalización, dicho sea de paso, y con ánimo de molestar!

Igual que los propietarios del monárquico ABC recibieron en su día el título nobiliario de Marqueses de Valle de Tena, creo que en la próxima concesión de títulos nobiliarios, algunos fiscales y fiscalas van a ser recompensados por sus extraordinarios “servicios” a los Borbones, que no a España.