Una vez pasada la Navidad y a apenas unos días de que llegue la mágica noche de Reyes, Papa Noel es ya un recuerdo lejano para algunos niños. Aunque en muchas familias la tendencia cada vez más común es la de dividir los regalos entre las dos fechas, la tradición sigue siendo la de que los Magos de Oriente son quienes entregan los presentes a los más pequeños.

Cada año cuando llegan estas fechas, siempre surge la misma pregunta, ¿cuáles son los regalos más indicados atendiendo a la edad de los niños? Los expertos, más allá de indicar consejos sobre esta práctica inciden en un comportamiento muy interesante, el de la regla de los cuatro regalos.

Esta regla se basa en el principio de hacer únicamente cuatro regalos: algo que necesite el pequeño, algo que vaya a usar, algo para leer y algo que necesiten. Si el hogar lo visitan tanto Papa Noel como los Reyes Magos, esos cuatro regalos se deberán repartir entre las dos fechas.

Ajustándose a esa regla, o al menos no superándola en exceso (algo especialmente complicado en familias divorciadas con niños), se consigue que los pequeños disfruten de todos sus regalos, entiendan esta época como algo especial pero en donde debe primar el consumo responsable y, sobre todo, no reciban exceso de juguetes que acaban sin hacer uso de ellos.

¿Qué se debe intentar cuando los pequeños reciben sus regalos de Reyes?

Con los regalos de Reyes, y por extensión durante todo el año, la verdadera clave está en ayudar al niño a decidirse por algo concreto que le haga mucha ilusión y fomentarla. Ya no tanto centrarse en un regalo en concreto, sino convertir la Navidad en un momento mágico que los niños esperan con anhelo.

Para ello, los padres deben realizar una labor continua en la que enseñen a los pequeños a valorar el esfuerzo que hay detrás de cada detalle, infundir sensatez, sentimiento social y responsabilidad.

La ilusión o satisfacción por recibir regalos no está en la cantidad de regalos, sino en la felicidad que aportan esos regalos. En ese aspecto, la regla de los cuatro regalos es muy interesante.

¿Qué regalos son los más apropiados para los pequeños según su edad?

Acertar con los regalos más adecuados para la edad de los niños no siempre es fácil. Por suerte, los juguetes incluyen siempre un marcaje de edades que está reflejado en el propio producto, ya sea un juego o un juguete.

El marcaje de edades es interesante porque muchos productos son transversales, es decir, hay diferentes modelos apropiados para niños de unas y otras edades. Así ocurre con los juguetes electrónicos.

Con las edades, la primera etapa en la que los pequeños pueden recibir juguetes es la comprendida entre los 2 y los 5 años. En esa fase se recomiendan juguetes que estimulen la imaginación, la memoria y las habilidades manuales, así como la motricidad y el sentido del equilibrio y la coordinación.

Un buen lugar donde encontrar juguetes apropiados para esa edad es Casitasintantiles.eu. Puedes comprar un tipo indio o una casa infantil de tela en Amazon, en una tienda online de casitas o juguetería, e incluso en grandes superficies como Carrefour, Alcampo o El Corte Inglés.

Cuando los niños son más mayores e inician su etapa escolar, los juegos o juguetes más adecuados son aquellos que requieren normas y la participación de otros jugadores. Con esta filosofía se consigue que los pequeños desarrollen sus razonamientos mentales, profundicen en el concepto de la amistad y vayan tejiendo sus propio círculos sociales.

Para este propósito son también muy aconsejables los productos deportivos, que ayudan también a que los niños vayan adquiriendo hábitos saludables. Y por supuesto, estimular la lectura es fundamental a cualquier edad.

Con respecto a los menores de dos años, los juguetes deben favorecer la estimulación psicomotriz, la maduración del lenguaje y la sociabilidad. A la hora de elegir juguete para un bebé hay que prestar también mucha atención a aspectos relacionadas con la seguridad, para evitar que puedan sufrir accidentes.

¿Qué ocurre con los juguetes electrónicos?

Los pequeños van a acabar recibiendo juguetes electrónicos antes o después. Es inviable, y poco recomendable, hacer crecer a los pequeños en un ambiente tecnófobo. Los niños de hoy en día son nativos digitales, ya no son millennials, ni siquiera generación Z, sino la generación T, la táctil.

La clave con los juguetes electrónicos es ajustarse a la edad recomendada, limitar el tiempo que emplean los pequeños con estos dispositivos, llevar un control parental sobre el acceso a determinados contenidos y enseñarles a utilizarlos de manera adecuada para que en el futuro les resulten útiles en cuestiones como el diseño, el acceso a información, el entretenimiento o la programación.