La nueva edil socialista del ayuntamiento de Alcorcón abre la barra libre al despilfarro con los chiringuitos feministas.

 Con motivo de las fiestas patronales de la localidad y poniendo como excusa la prevención de posibles delitos sexuales, acoso y agresiones, la regidora del PSOE, que gobierna con el apoyo de los comunistas de “Podemos Ganar Alcorcón”, se ha sacado de la manga un chiringuito al que ha puesto el original nombre de “Punto Violeta”. El desembolso que va a suponer a los vecinos de Alcorcón es de 1.200 € diarios durante los 10 días de fiestas, en total 12.000 €, una broma.

 ¿Piensan que todos los vecinos de Alcorcón son tontos? ¿Quiénes van a gestionar este punto violeta? ¿Con qué cualificación cuentan los gestores? Este servicio supone además una duplicidad, pues para asesorar contra los delitos está ya la policía Municipal y Nacional, Protección Civil y la Cruz Roja, que por cierto no supone ningún gasto para el ayuntamiento.

 

Una auténtica vergüenza que ha denunciado el grupo municipal de VOX en el ayuntamiento, afirmando que “esos más de 12.000 € estarían mejor invertidos en iluminar zonas con poca visibilidad, videovigilancia y otro tipo de estrategias más efectivas contra la violencia”.