Amancio Ortega, el buen samaritano, le daría su corazón, que palpita en todas y cada una de las máquinas que le ha regalado a los enfermos de cáncer, le daría su misericordia hasta un miserable como tú, Pablo, cuando el camión de la basura te recogiese para llevarte al hospital...