Francisco Serrano es licenciado en Derecho Facultad de Sevilla en 1987. Accedió a la carrera judicial en 1990 con primer destino en juzgado de primera instancia instrucción número uno de Valverde del Camino. Tuvo ascenso a Carrera Judicial en 1998 con destino Juzgado de 1 Instancia 7 (Familia) de Sevilla. Tuvo acceso por oposición a la carrera fiscal en 1990 y en situación de excedencia por estar en activo de la carrera judicial. Abogado en ejercicio desde 2013, regresando a la carrera judicial, al juzgado de primera instancia siete de Badalona, en Abril de 2018. Magistrado en situación de excedencia,  desde junio de 2018 abogado en ejercicio hasta diciembre de 2018 en que obtuvo acta de diputado en Parlamento de Andalucía por VOX, presentándose como candidato a la presidencia de la Junta de Andalucia y presidente del grupo parlamentario de VOX en Andalucía, magistrado en situación de servicios especiales.

 

En esta entrevista analiza por un lado lo que debe de ser la justicia y por otro la política como un servicio al bien común.

 

¿Por qué decidió emprender la carrera judicial?

De hecho empecé la carrera de derecho con la idea de ser juez. Esta era mi vocación desde un principio. Percibía la carrera judicial como un medio de servir a la sociedad. La grandeza de juzgar la veía en el reto de juzgar cada caso como una respuesta medida, individualizada y diferente a cada conflicto a dirimir.


Una profesión de gran responsabilidad...

Como he dicho, juzgar implica una gran responsabilidad. Creía en un Poder judicial imparcial, objetivo e independiente, lo que exige ser ajeno a cualquier tipo de inlfluencia política e ideológica. Era perfectamente consciente de ello. Lo importante como juez es dormir siempre con tu conciencia tranquila, pues aun cuando te puedes equivocar o te pueden engañar como ser humano, lo importante es que siempre se juzgue conforme a ley y sin prejuicios.

 

¿Está en descrédito la Justicia en España o es lo que nos quieren hacer creer?

Está en franco descredito, cuando debería suponer un pilar fundamental en nuestro Estado de Derecho. No puede existir una Democracia sólida sin un poder judicial fuerte e independiente. La sociedad hoy percibe que hay tribunales e incluso jueces que actúan mediatizados, entre otras cosas porque su designación depende de criterios de selección ajenos al mérito, y vinculados al control  político.

 
Háblenos de la importancia de luchar para que realmente se cumpla la separación de poderes...

Es importante luchar para conseguir que la separación de poderes y la independencia judicial sean una realidad. Para ello sería fundamental que los miembros del Consejo General del Poder Judicial no sean designados ni por el Ejecutivo ni por el Legislativo. El órgano de gobierno de los jueces, del que dependen nombramientos en tribunales relevantes, como el propio Tribunal Supremo, debe ser seleccionado en base a criterios de antigüedad, mérito y capacidad, y democráticamente elegidos entre la  misma Carrera Judicial.

 

¿Cómo decidió dar el paso a la política?

Yo no soy un profesional de la política, sino un político no profesional. Fue un nuevo reto en mi vida, incluso personal y familiar, en un momento en que ya la había encauzado a través del ejercicio de la abogacía. Pero creí que era necesario dar el paso adelante para estar en las instituciones desde donde se puede dar la batalla de las ideas.


Y en Vox, un partido que encarna los ideales en los que cree...

Totalmente. Si no, no estaría ni siquiera afiliado al mismo. Coincido en los valores y principios que defiende VOX. Es una tarea difícil en una sociedad que vive manipulada y alienada por corrientes ideológicas y de poder que pretenden destruir nuestra forma de vida, incluso controlando los medios de comunicación.

 

Usted ya tenía la vida profesional muy bien encaminada, el político debe luchar ante todo por defender el bien común, no por hacer carrera...

Así es, la tenia resuelta, tanto como abogado como Magistrado en excedencia, pero me opongo a que esta sociedad se rinda ante el avance irrefrenable de una ola de inmoralidad, indecencia, fanatismo, oportunismo, falsedad y estulticia que nos llevaría a un suicidio colectivo. Para decir que algo es irremediable o inevitable, solo cabe aceptarlo sin más. De momento hay quien se resiste a ello. Para cambiar el curso de la Historia no se puede ser un dócil determinista, sino un rebelde que, eso sí, he de ser consciente de la dificultad de su empresa. Por eso sí no se hubiera creado VOX, habríamos tenido que inventarlo. Por eso es de extrema necesidad.

 

Igualmente parece que hay un desprestigio de la clase política, en primer lugar por sueldos desorbitados y privilegios, mientras mucha gente lo pasa mal con mucha precariedad...

El desprestigio viene porque muchos políticos entran en política como única forma de vida y sustento. Políticos profesionales que entienden que más que servir, deben ser servidos. Los sueldos deben ser proporcionales a las responsabilidades asumidas, y con el fin de intentar dar entrada a verdaderos técnicos y profesionales que puedan aportar experiencia y talento. Son pocos los que entran por puros ideales en la política.

 
También en política está a la orden del día la mentira y el cinismo...

La mentira, el cinismo, la hipocresía, la ambición.... me cuesta encajar en ese ambiente. Mas, pese a todo, hay que nadar en ese río revuelto, intentando aportar verdad, sinceridad, lealtad, vergüenza y modestia.


Incluso la zafiedad en las formas y en la manera de vestir etc...

Hay quien reviste sus formas externas, tanto de vestir como de expresarse, con su forma de entender la política. La extrema izquierda es su mejor exponente. Muchas veces, el hábito hace al monje.


Pareciera que la máxima de Maquiavelo, el fin justifica los medios, está más vigente que nunca...

Así es. Y lo que es peor es que, a veces, sin conseguir el fin, se emplean medios que implican flagrantes conculcaciones y recortes de derechos fundamentales. Ello es de extrema gravedad en cualquier Estado de Derecho.


En ese sentido VOX viene a regenerar la política....

A regenerar y traer nuevas formas de política. Una savia nueva para intentar salvar a España de la actual dictadura de indecentes, oportunistas e idiotas que se han empeñado en destruirla.


Usted es católico, es importante que la religión no quede solo en las sacristías sino que influya en la esfera pública....

Vivimos en un Estado aconfesional, pero los católicos como mínimo, tenemos derecho a que se respeten nuestras ideas, valores y convicciones. Al menos, a la hora de votar los católicos tendríamos que tener en cuenta todo ello, dando su confianza a aquellos partidos en cuyo programa vienen representados esos valores y principios.


Y a defender los principios irrenunciables de la ley natural...

Jesucristo dijo que hay que dar al César lo que es del César y a Dios lo que es De Dios, pero eso no es óbice para que la Iglesia, aun siendo ajena a la política, pueda hacer ver en sus fieles qué partido o partidos defienden y coinciden con sus propios dogmas y principios, entre los que destaco el de la defensa de la vida.


Siempre hay el deber de obedecer antes a Dios, que los a los hombres...
De hecho, de la ley natural nace la moral y de ahí, el derecho positivo. Ya lo decía Santo Tomas. Hoy en día la ideología de género quiere estar por encima de esa ley natural imponiendo su relativismo obsceno, que está degenerando las propias bases morales de la sociedad occidental.


Ya he dicho que no debería haber ninguna norma positiva que se oponga a las leyes de Dios. Cualquier ordenamiento jurídico, incluso los que rigieron la convivencia humana, en remotos tiempos pasados, se han basado en criterios de inspiración supranatural, pero siempre enfocados a la pacífica y armoniosa relación social. Y siempre adaptados a cada tiempo y a cada tipo de sociedad.

 

Hoy en día defender los ideales católicos es prepararse para la persecución y usted lo ha sufrido en sus carnes...

Hoy los cristianos somos perseguidos. Algunos incluso lo pagan con sus vidas en algunos países. En la actual cultura occidental, hemos pasado a ser considerados como rancias rarezas. Así y todo hemos de mostrarnos orgullosos de serlo, sin complejos, y dando ejemplo y testimonio de vida.


Háblenos de la importancia de recuperar los ideales de la esencia católica del ser español ante las doctrinas disolventes que han paganizado la sociedad española...

Hemos de recuperar los ideales de la esencia católica y otros denostados, como los ideales de esencia española, en defensa de nuestra Historia, cultura, unidad, raíces y tradiciones.


¿Quiere añadir algo?

 Lo único que me gustaría añadir es que las únicas empresas imposibles son las que ni siquiera se intentan.