En esta ocasión voy a hablar bien de un político. Ya sé que esto no es muy normal en los tiempos que corren, pero es de justicia que yo lo haga. Y que conste que, más que por lo que ha hecho este político, es por lo que ha dicho, que ya sé que es poco, pero menos da una piedra. El político en cuestión es Javier Imbroda, actual consejero de Educación de la Junta de Andalucía.

La verdad es que los antecedentes de este hombre para conmigo no eran muy buenos, pues en la temporada 2002-2003 fue entrenador del Real Madrid de Baloncesto, el equipo de mis amores, y fue un año horroroso, como para olvidar pronto. Bastante después, como político, fichó por Ciudadanos, partido que no es de mi agrado, pero bueno, cada uno es libre de elegir sus compañeros de viaje. Y ahora es mi jefe, al estar al frente de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, de la que yo soy funcionario.

A lo que iba: este señor, en los últimos meses, ha hecho algunas afirmaciones en la prensa, muy coherentes y razonables, llenas de sentido común, tanto, que algunas de ellas las he apuntado en un cuaderno, para leerlas de vez en cuando, y consolarme. Aquí van tres:

En Andalucía había un sistema educativo diseñado para perpetuar a un partido político en el poder, y eso no se puede consentir”.

Algunas Asociaciones de Padres han usurpado las funciones de los Equipos Directivos”.

Y mi favorita: “Hay padres que van a los Colegios, no ha solicitar información, sino buscando culpables”.

Hombre, señor Imbroda, pues muchas gracias, que Dios se lo pague. Yo sé de todo esto algo, porque entre unas cosas y otras, ya vamos para cuarenta años metidos en este mundo, algunos de ellos con cargos directivos, y conozco bien el paño, vamos, digo yo. Así es que, aunque ya sé que es una utopía lo que voy a decir, si alguna vez viene por Jaén, y lo considera conveniente, me da un toque, quedamos en algún sitio, y charlamos un rato, tomándonos un café con leche, o lo que proceda, según la hora, y le pongo al corriente de la situación, porque usted ha estado muy entretenido con el baloncesto. Porque lo primero que tiene que saber, señor Imbroda, es que sus predecesores en la Junta de Andalucía, es decir, los socialistas, nos han pintado un mundo idílico en materia educativa, o sea, que el rey (educativo), tiene un vestido muy bonito y va muy elegante.

Pues ya le contaré yo, don Javier, que eso es mentira, que el rey (educativo) está en pelotas, con la chorra al aire y con los huevos en la calle, pero nadie se atreve a decirlo, unos por miedo (sí, he dicho miedo), y otros para no ser señalados como tontos, que en Andalucía significa ser poco progresistas.

El café con leche (o lo que proceda, según la hora), lo pagaré yo, como es obvio, sobre todo si en el transcurso de la conversación, me deja que un rato le hable de los escaqueados de la tiza, que es una especie muy abundante en mi profesión, señor Imbroda, aquí en nuestra tierra, en Andalucía.

Y ya, de camino, le perdono la temporada tan nefasta que nos hizo pasar a los aficionados al Real Madrid de Baloncesto, y quién sabe, a lo mejor hasta acabamos siendo amigos.