El histórico dirigente de ETA, que tiene varios crímenes bajo sus espaldas, podría entregarse a la justicia española, ahora que considera que la situación política le es mucho más favorable y teniendo en cuenta su delicado estado de salud.

Círculos próximos al etarra José Antonio Urruticoechea, «Josu Ternera», se están planteando la posibilidad de que el terrorista no presente nuevos recursos ante la Justicia francesa y facilite de esta manera su entrega a España, donde sería juzgado por los crímenes que se le imputan.

Según han informado a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto, el cambio de postura del etarra estaría derivado del «nuevo escenario» que se ha abierto con la llegada del Gobierno de socialista que ha acordado, entre otras cosas, con el Partido Nacionalista Vasco (PNV), la transferencia de las competencias pendientes, entre ellas las de instituciones penitenciarias.

El traslado, más o menos progresivo, de los presos etarras a las cárceles vascas, en especial a la de Zaballa, en Álava, dará a los nacionalistas el control de dichos reclusos y la posibilidad de su excarcelación u obtención de permisos penitenciarios.

Una vez condenado, si es que los tribunales así lo deciden, «Ternera» sería uno más del Colectivo (de reclusos etarras), el EPPK, y estaría dentro del «paquete» de posibles beneficiados por las citadas transferencias.