Valentia Forum es una asociación que concede mucha importancia a la formación mediante el fomento de buenas conferencias. Su presidente Rafael Gálvez nos habla de lo fundamental que es la batalla de las ideas en el contexto de la sociedad actual.

¿Qué importancia tiene hoy en día una buena formación?

La formación es imprescindible para forjar un espíritu libre y crítico y no ser manipulables por la dominación del pensamiento único. Por ello, insistimos en la importancia de trabajar en el campo de las ideas y la cultura.

Un militante sólo será completamente útil si está formado y armado de razones y argumentos. Si nuestras banderas no se apoyan en libros pronto serán derribadas.

 

Ustedes imparten muy buenas conferencias en Valentia Forum...¿Qué temas y temáticas suelen tratar? ¿Qué acogida están teniendo y qué frutos esperan sacar?

Gracias. Efectivamente, las conferencias de Valentia Forum se han convertido en nuestro santo y seña, ocupando, hasta el momento, el papel principal de nuestra actividad en los dos primeros años de existencia.

La temática siempre se estudia para encuadrarla en nuestro campo de acción. Así, tanto las presentaciones de revistas y libros como conferencias, tratan temas metapolíticos, económicos e históricos.

La acogida está siendo realmente buena, consiguiendo llegar a mucha gente de distintos y variados sectores de nuestra ciudad y demostrando que hay sitio para la contracultura.

La ingeniería social anticristiana y el marxismo cultural son planes bien trazados para acabar con nuestra civilización, ¿cómo contrarrestarlos?

Marxismo y liberalismo cultural son los dos hijos de aquel nefasto mayo del 68. Sus frutos son las ideas globalizadas de la ingeniería social y el igualitarismo sin límite que, como bien dices, se apresura a acabar con nuestra civilización.

No queda otra que comprometernos, dar la batalla cultural y social, crear comunidades con arraigo dispuestas a no ceder, aunque todos los demás lo hagan, y, sobre todo, no perder nunca la esperanza, aunque la derrota a veces pueda parecer cercana.

 

El pensamiento único se impone con unas consignas muy claras. ¿Está claro que la libertad de expresión no existe realmente?

Es un hecho contrastado. En este tema se cumple la máxima “dime de quién no puedes hablar y te diré quién manda”. En Europa, existen editoriales y librerías que han sido clausuradas y autores encarcelados. Son presos políticos, de los de verdad.

Hay un temor generalizado por parte de la población a expresar sus ideas contrarias al pensamiento único, concretamente, el temor a ser señalados por el dedo acusador del buenismo y padecer la censura de la marginalidad. Sin embargo, algo está cambiando y un grito de libertad recorre Europa.