VOX Baleares estudia emprender acciones legales tras el anuncio de que la Armada, siguiendo órdenes del presidente Pedro Sánchez, transportará a los más de cien inmigrantes ilegales del Open Arms al puerto de Palma de Mallorca. Jorge Campos, diputado y portavoz del Grupo de VOX en el Parlamento de las Islas Baleares, ha señalado que "con esta acción Sánchez no sólo convierte a nuestros país en cómplice de las mafias que trafican con seres humanos, lo cual es deleznable, sino que además vulnera la advertencia de la Marina Mercante al Open Arms de inmovilización del barco  y multa de hasta 900.000 euros de continuar con su actividad. Ahora resulta que son los militares los que van a hacer el trabajo sucio". 

El pasado 27 de junio el director general de la Marina Mercante, Benito Núñez Quintanilla, notificó por escrito al capitán del Open Arms que de persistir en su actividad, ello podría acarrear una multa de 900.000 euros y la inmovilización del buque. El Open Arms ya estuvo retenido más de tres meses en Barcelona y zarpó en abril con el permiso para transportar ayuda humanitaria, pues carece de los permisos para actuar como buque de salvamento. La Marina Mercante ha señalado que el Open Arms  actúa de manera que pone en peligro a los inmigrantes y a su propia tripulación, cargando más personas de las que puede albergar y por periodos de tiempo en exceso prolongados, por lo que ha sido advertido de que, al ondear bandera española, podría ser requerido para ser conducido a puerto y ser inmovilizado ante las reiteradas irregularidades cometidas. 

Campos ha señalado que el Audaz (el buque militar enviado a Lampedusa) debería revisar la documentación del Open Arms e inspeccionar el navío de cara a su internamiento en un puerto español pues "de lo contrario, la Armada se limitará a hacer de taxista de los inmigrantes ilegales". El diputado autonómico de VOX no duda en identificar las verdaderas intenciones de la organización Open Arms: "han planteado un pulso político al Gobierno de Italia utilizando como mercancía a los inmigrantes que llevan a bordo, Con la excusa de un puerto seguro cercano se han plantado en Lampedusa en lugar de ir a Túnez y ahora le dicen al Gobierno de España lo que tienen que hacer. ¿Por qué no se atreven a pedirle puerto a Francia que está a medio camino?  No, porque saben que a Francia no le van a tomar el pelo. Open Arms pretende hacer política, ese es su objetivo. Y aquí nuestra presidenta Francina Armengol les espera con los brazos abiertos para hacerse la fotografía del buenrrollismo". 

"La actitud de Sánchez y Armengol, que ha ofrecido los puertos de nuestras Islas, es una irresponsabilidad, un claro efecto llamada para que las mafias sigan traficando con seres humanos. La solución a las desigualdades e injusticias en los países de origen no está en la hipocresía de la izquierda. Hay que actuar en esos países, no ser cómplice de las mafias. Estas políticas lo único que conseguirán es importar a nuestra casa los problemas que dicen solucionar con su falsa solidaridad", ha concluido.