Blas Piñar fue en opinión de muchos el mejor orador español del siglo XX y en los últimos años no ha habido un político que le llegase a la suela del zapato. Lejos de mi intención por tanto comparar a nadie con D. Blas, pues su categoría y sus dotes oratorias quedaron grabadas con letras de oro en la retina de muchos buenos patriotas que lo tenemos en el olimpo de lo que debe ser un político.

 

Pero bien es cierto, digo y recalco, que lejos de osar compararlo, no se por qué las palabras del lunes de Santiago Abascal me hicieron recordar a las del mejor Blas Piñar, al menos por su fuerza y contundencia y por los modos viriles del caballero español que planta cara con firmeza a los enemigos de España, a aquellos que amenazan la unidad de la patria y que asesinaron vilmente a 854 españoles inocentes.

 

Abascal es la voz que ruge en el desierto de los valores y mucho más de los ideales. Representa a 3 millones de españoles que están hartos de toda la chusma criminal que no nos representa. 3 millones de españoles y 24 escaños y díganme conspiranoico, pero yo creo que pudo haber pucherazo, aunque lamentablemente a día de hoy es casi imposible demostrarlo.

 

Pucherazos aparte, 3 millones de votos y 24 escaños para hacer una oposición feroz al Frente Popular. Una oposición que no se va a cortar un pelo, ni obedece guiones de consenso, ni de corrección política, ni mucho menos las directrices de los masonazos franchutes.

 

Se que hay muchos buenos patriotas a los que no les convence VOX y entiendo perfectamente sus razones, pues ellos defienden con razón un programa que se adecua más a sus ideales. Deseo de todo corazón que por ejemplo la opción ADÑ pueda tener un día no muy lejano representación parlamentaria y sea una fuerza de choque que represente con fuerza arrolladora a muchos españoles. Pero a día de hoy hay que ser realistas y no puede ser. Hay que seguir trabajando por conseguirlo. Sería una gran noticia un gran resultado de ADÑ en las próximas elecciones.

 

Pero a día de hoy VOX es la única opción real que representa (o se acerca más) a nuestros ideales. El tiempo y la historia les juzgará por sus palabras y sobretodo por sus hechos. De momento en el primer día serio les daría un notable alto y no un 6 como les quería dar un amigo (que luego rectificó).

 

El primer día dijeron las cosas sin tapujos y sin cortarse un pelo, llamando a los enemigos por su nombre: comunistas, prochavistas, etarras, golpistas...Se opusieron al aborto, a la eutanasia, a la memoria histórica, al feminismo totalitario...y a todos los chiringuitos que chupan de España mientras intentan destruirla. Ayer la ventana de overton no se podía abrir más a la derecha pues la corriente de odio hubiese roto los cristales.

 

Casado ya dijo que el peligro no era VOX sino Podemos y al menos acepta a VOX como animal (político) de compañía y tiene buen rollo con Abascal.

 

¿Ciudadanos superará el complejo freudiano que tiene con VOX? Más que freudiano es el delirio de Anthony Perkins (Norman Bates) en Psicosis. En su esquizofrenia oye las voces de su madre Macron de que no pacte con la ultraderecha, pero tiene el cadaver de Vox escondido en el sotano.

 

Abascal representa la España indómita, la que conecta con los ancestros de una historia gloriosa, la que no se rindió en 1936 ante los mismos enemigos que quieren destruirla ahora, la que se encarnó en la lucha decidida de la Guardia Civil frente a los terroristas vascos con los que se abraza ahora el PSOE. Representa la España que asume con naturalidad su historia, su tradición, su religión y su cultura, la que no quiere ser musulmana mañana. Por eso le odian y le temen.