Las tecnologías avanzan a paso de gigante en cada vez menos tiempo, y eso está consiguiendo que muchos de los dispositivos que nos acompañan a diario evolucionen muy rápido. Aparatos como los smartphones son la mejor prueba de ello, aunque los televisores también llevan unos años demostrando que tienen mucho que decir al respecto, convirtiéndose en dispositivos que van mucho más allá de la emisión de contenidos.

Así, en la última década hemos podido ver el nacimiento de las smart TV. Televisores inteligentes que no solo nos permiten ver la programación habitual en antena, sino que también cuentan con aplicaciones, herramientas, navegador web y todo lo que podríamos encontrar en otros dispositivos como tablets o móviles.

Se han enriquecido en funciones y posibilidades, pero también esta situación ha hecho que aumente su riesgo. Sí, son más versátiles que nunca; no obstante, esta versatilidad ha traído consigo un mayor peligro ante la aparición de posibles virus. En efecto, los televisores inteligentes modernos pueden ser infectados por software malicioso, de hecho, saber como poner un antivirus en Smart TV se ha vuelto algo bastante importante.

Es posible que ahora mismo te estés preguntando si tu televisión inteligente puede ser infectada y si realmente es necesario contar con una solución que evite ese tipo de problemas. La inmensa mayoría corre el riesgo de caer presa de software con malas intenciones, aunque hay ciertos factores que influyen especialmente en la posibilidad, o no, de infectarse.

¿Cómo puedo saber si mi smart TV se puede infectar?

Para controlar las posibilidades de que haya una infección con un virus informático en tu televisor, lo más importante es saber qué sistema operativo tiene. Al igual que en ordenadores Windows suele ser el principal objetivo de los terceros con malas intenciones, en el campo de las televisiones modernas también hay un tipo de sistema operativo más propenso a sufrir ataques.

Existen diferentes modelos de smart TV, procedentes de diferentes marcas y con distintos SO. Los más conocidos son aquellos que recurren a WebOS o incluso FireOS; pero, si hemos de señalar un caso de especial riesgo, ese es sin duda Android TV. Este sistema es el más propenso a ser atacado, y el motivo es bastante simple.

Android es un sistema que lleva años extendiéndose en el terreno de los smartphones y las tablets, lo que ha permitido que más y más personas puedan conocerlo a fondo y descubrir sus vulnerabilidades. Por mucho que se actualiza, la comunidad está siempre observando para ver cómo evoluciona y qué mejora, pero también qué empeora.

“Gracias” a eso, los hackers han podido desarrollar virus más potentes y más capaces, virus que también pueden extenderse a los televisores que cuenten con un sistema Android de base. Puede que Android TV sea diferente en el aspecto y las funciones, pero su núcleo es el mismo que el que encontramos en los otros dispositivos smart, y eso es lo que lo hace vulnerable.

Modelos con más riesgo y mejores soluciones

Si tienes una smart TV Philips o Sony, entonces hay una enorme probabilidad de que el sistema operativo que haya en esta sea el Android TV del que tanto hablamos. De ser así, te conviene gastar especial cuidado para evitar problemas que puedan inutilizarla o hacer que no funcione tan bien como debería.

Puedes recurrir a un buen portal de tecnología en busca de soluciones avanzadas para reforzar la seguridad de tu televisor inteligente. Sitios como El Poder del Androide Verde se han especializado en el campo tecnológico para ofrecer toda clase de información útil a sus usuarios, con noticias de actualidad o, sobre todo, tutoriales para saber cómo proceder en caso de virus.

Aun así, es bueno tener a mano alguna que otra solución para ir con seguridad al navegar por internet desde el televisor. La primera medida es bastante clara: instalar un antivirus. Existen suites de protección como la de ESET Smart TV Security, que tras instalarse en la TV evitan que haya cualquier posible riesgo de infección se haga lo que se haga.

No hay nada como tener un buen software de seguridad en un dispositivo para que este se mueva con mucha más seguridad en el entorno digital. No obstante, tampoco está de más mantener cierto patrón de uso que se mueva dentro del ámbito seguro. Internet, por mucha protección que tengas, siempre puede tener margen para sorpresas, y cuando se trata de virus, no suelen ser agradables.

Evita entrar en webs de procedencia desconocida o que no cumplan con los protocolos de seguridad. Eso te ahorrará muchos problemas y evitará que tu antivirus tenga que estar constantemente trabajando. Del mismo modo, procura siempre tener el firmware del sistema operativo de tu Smart TV siempre a la última versión, ya que eso hará que se vayan tapando posibles fallos de seguridad que pudieran servir de coladero para programas peligrosos.

No tienes que hacer un esfuerzo enorme para proteger tu televisor, pero sí mantener un comportamiento lógico y adecuado a la hora de utilizarlo. Verás que no tienes que cambiar mucho de tus hábitos de uso y que, a cambio, siempre podrás disfrutar con total tranquilidad de todo lo que tu tele smart puede ofrecerte.