Primera medida de Ayuso como Presidenta; ampliar el número de Consejerías un 44%. Este nuevo gobierno regional pasará de 9 a 13 Consejerías ampliando el número de sillones en altos cargos políticos, eso se traduce en más coches oficiales, jefes de gabinete de Consejeros, etc.

Esta medida contradice la corriente "liberal" que lleva promulgando el Partido Popular más de una década, pero ya lo dice el refrán popular "una cosa es predicar y otra dar trigo".

Ayuso necesita acomodar a muchos miembros de su partido que la han impulsado internamente y los cuales tienen la política como forma de vida, pues la única manera de devolverles el favor es aumentado el número de sillones imputando dicho gasto a todos los madrileños.

Para justificar está injustificable medida hemos escuchado a Ayuso estos días decir que la Comunidad de Madrid es muy grande y necesita más Consejeros. La virtud camaleónica del "político profesional" es asombrante, hace apenas 2 años defendía la austeridad en la administración pública de Aguirre y Cifuentes y hoy resulta que ya no sobran políticos sino que faltan.
La segunda medida de Ayuso; prometer el abono transporte gratuito a todos los mayores de 65 años, de esta forma Esperanza Aguirre, Joaquín Leguina, Aznar, Manuela Carmena, al año que viene también Rajoy o hasta el mismísimo Florentino Pérez podrán acceder al abono transporte de la Comunidad de Madrid gratis sufragado por todos los madrileños. La esencia del populismo es disparar con pólvora ajena, así Ayuso se convierte en imitadora del populismo socialdemócrata buscando repartir abonos transportes indiscriminadamente cual subasta de votos se tratase.

¿No es más lógico que las ayudas a nuestros mayores estén dirigidas por sus capacidades económicas y problemas reales y no lanzar soflamas y medidas populistas buscando el titular de prensa fácil?

Como vemos el Partido Popular ya no tiene ni identidad, ni credibilidad haciendo lo contrario que pregona y la Sra Díaz Ayuso dará mucho de que hablar esta legislatura.