En un día lejano del año 1972, en pleno régimen franquista, fue enterrado con la bandera anarquista de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) Melchor Rodríguez en el cementerio de San Justo. Junto a algunos cargos públicos y ex ministros de Franco, sus camaradas anarquistas comenzaron a cantar: "Negras tormentas agitan a los aires", las primeras estrofas de 'A las barricadas'. La Policía Armada y las autoridades escucharon el himno anarquista hasta el final en riguroso silencio como muestra de respeto. Eran caballeros.
 
Hoy, en pleno régimen "de libertades", los que no pueden ocultar su espíritu totalitario y liberticida quieren privar también a la Familia Franco de su deseo a cubrir el féretro de su abuelo con la bandera nacional. 
 
Con esa mezquindad se quiere humillar póstumamente la dignidad de un Jefe del Estado, de un héroe de guerra, de un soldado español.
Texto de Luis Felipe Utrera en su Facebook